España

Cabo de Gata

Road trip por el maravilloso Cabo de Gata. Descubre las joyas escondidas de Almería.

By @lomejorestaxviajar

Os traemos un maravilloso road trip por el Cabo de Gata, descubriendo de la mano de unos amigos viajeros de instagram; @lomejorestaxviajar, las mejores joyas, playas, atardeceres y pueblos más bonitos de Almería.

Información general

El cabo de Gata es un cabo localizado en el sur de la península ibérica, frente al mar Mediterráneo, perteneciente al municipio de Níjar, en la provincia de Almería, Andalucía (España). Fue el primer espacio marítimo-terrestre protegido de Andalucía y debido a los contrastes existentes entre el medio marino, el litoral y el terrestre y a las numerosas especies exclusivas que posee, este espacio fue también reconocido internacionalmente por la UNESCO como Reserva de la Biosfera y Geoparque Mundial, casi nada, ¿eh?

¿Y qué hay en Cabo de Gata qué esté esperando tu visita? Playas kilométricas de agua cristalina, fauna y reserva marina de gran valor, barrancos, acantilados, calas vírgenes y paisajes de película. ¿Alguien da más?

En España tenemos muchos paraísos y Cabo de Gata es uno de ellos. Si buscáis un lugar poco masificado, desconectar y liberaros del estrés, este es vuestro sitio.

Itinerario

Llegada a San José. 

DIA 1.  Playas de San José. San Miguel y Salinas de Cabo de Gata. Arrecife de las sirenas y atardecer en el faro de Cabo de Gata.

DIA 2. Playa de los Escullos, Playa El Playazo, Minas de Rodalquilar e Isleta del Moro.

DIA 3. Agua amarga, Cala de Enmedio, Cala del Plomo, Cala de San Pedro y Las Negras.

DIA 4. Playa de los Muertos.

Otras localizaciones, si os sobra tiempo, podría ser una excursión al Desierto de Tabernas. Y por supuesto Almería ciudad. Además de los pueblos de Níjar y Carboneras. Y si tenéis ganas de marcha las mejores zonas cercanas a Cabo de Gata serían Mojacar o Roquetas de Mar. 

Alojamientos

Para alojarnos nosotros elegimos el pueblo de San José, bonito y bien ubicado. Se puede considerar como el mayor centro turístico del Parque, una de las poblaciones con más vida, sobre todo en verano y una de las que tiene mayor oferta de hoteles, hostales, apartamentos, restaurantes y ocio. En nuestro caso, nos hospedamos en el Hotel Don Ignacio. Es una opción, en primera línea de playa, aunque cada vez hay más oferta y encontrareis otros muchos alojamientos a buen precio. Desde aquí os podréis mover por todo el parque cómodamente. Otras localidades, como Las Negras, Agua Amarga , Isleta del Moro y Rodalquilar también han sufrido grandes transformaciones en los últimos años en cuanto al turismo. El bonito pueblo interior de Níjar y Carboneras son otras opciones donde alojarse. Son los pueblos con más extensión del parque, pero están más alejados de los puntos de interés. 

Road trip por el Cabo de Gata al detalle

Llegada a San José. Forma parte del municipio de Níjar y podríamos considerarlo como 

“la capital” del Parque. Como os decíamos es el pueblo más grande y cuenta con todos los servicios necesarios para el turista. Aunque en verano llega a triplicar su población no deja de ser un sitio tranquilo y agradable. Lo ideal sería salir y dar una vuelta de reconocimiento por el pueblo, puerto deportivo y paseo marítimo. No os perdáis su plaza (Plaza de Genova), llena de vida, con restaurantes, tiendas y un parque infantil en el que los más peques se divierten mogollón. Nos recordó a nuestra infancia en la plaza de nuestro pueblo. 

Para cenar y tomar algo en esta misma plaza, os recomendamos el bar Siete. Y no os vayáis sin probar los helados de la gelatería que hay justo al lado.

En el Puerto Deportivo encontraréis varios restaurantes. Os recomendamos “4 Nudos” para degustar sus especialidades: mariscos y arroces.

DÍA 1. Playas de San José. San Miguel y Salinas de Cabo de Gata. Arrecife de las sirenas y atardecer en el faro de Cabo de Gata.

San José goza de una playa urbana, pero preferimos irnos a explorar otras playas vírgenes cercanas. Se trata de la playa de los Genoveses, Playa del Barronal, Playa de Mónsul y Cala de la Media Luna. Lo ideal sería hacer la ruta en coche, pero si no disponéis de uno o preferís otro medio, hay autobuses que parten desde aquí hacia estas y se mueven entre ellas con frecuencia. Los caminos para llegar son pistas de tierra y cerca de las playas hay aparcamientos. El precio de estos es de 5 €, pero ojo, son de aforo limitado y en verano suelen llenarse. En estas playas no hay nada, ni chiringuitos ni bares, NADA, así que es recomendable ir con provisiones de agua y comida si queréis pasar el día. Y sobre todo ser respetuosos con el medio ambiente y con nuestros residuos para conservar el buen estado de las playas.

La primera que encontrareis es La de los Genoveses. Es una enorme playa virgen de más de 1 km de longitud y de dunas de arena fina. Está orientada hacia el Este, por lo que cuando hay fuerte viento de Levante (como nos pasó a nosotros) no es agradable estar en la playa. Los días de viento tiene las condiciones ideales para practicar windsurf.

Siguiendo el camino la siguiente playa es la del Barronal. Se trata de una amplia playa virgen donde se practica el nudismo (como en la mayoría de playas de la zona). Bordeando los acantilados que rodean la playa hay un camino que lleva hasta otras calitas llamadas calas del Barronal. Suele estar menos concurrida que la de los Genoveses o la del Mónsul. Quizá se deba a que no está a pie de Parking. El camino andando hasta la playa es de unos 800 metros.

Continuamos, llegando a una de nuestras playas preferidas de la zona, la de Mónsul. Es de las más conocidas, ya que en ella se rodó una escena de Indiana Jones, y reconocible por la gran roca volcánica situada en el centro de la playa. También es de arena fina de color oscuro y agua cristalina. Desde el parking hay unos 200 metros caminando.

Unos 500 metros pasado el aparcamiento del Mónsul, se llega a la zona de aparcamiento de la Cala de la Media Luna que recibe este nombre por su forma y siguiendo por la pista de tierra se llega a Cala Carbón, se puede hacer la bajada a esta cala en coche, pero el camino es muy malo, lo mejor es llegar andando.

Después de un largo día de playa os recomendamos acercaros al faro del cabo de gata a ver atardecer. Para llegar hasta él cruzareis a través de una bonita carretera donde podréis disfrutar de Las Salinas de Cabo de Gata. Se encuentran paralelas a la línea de costa, junto a la playa de las Salinas que se extiende desde el Torreón de San Miguel, a la salida de la barriada de Cabo de Gata, hasta el faro del cabo, en total más de 5 kilómetros de playa en línea recta. Es la playa más grande del Parque Natural y por tanto su nivel de ocupación, incluso en agosto, es bajo o medio. A mitad de esta se puede ver la Iglesia de Las Salinas, un icono del Parque. En el último tramo, dirección hacia el faro, cruzamos el poblado de la Almadraba de Monteleva, y al final de la playa, el poblado de La Fabriquilla. Desde este punto la carretera sube la colina para llevarnos al Faro de Cabo de Gata y a la Playa del Corralete.

No os perdáis una vez allí el arrecife de las sirenas, os aseguramos que es uno de los lugares más mágicos que hemos visto. Podéis observarlo desde el mirador de las sirenas, junto al faro, o bajando un camino a mano izquierda para acceder a la orilla y disfrutarlo desde más cerca.

Y ahora preparaos para terminar el día viendo una de las puestas de sol más bonitas desde el faro de Cabo de Gata.

A la vuelta, en la playa de San Miguel se encuentra el chiringuito “Chiribus”, uno de los mejores sitios para comer pescados en espeto a la leña.

DÍA 2. Playa de los Escullos, Playa El Playazo, Minas de Rodalquilar e Isleta del Moro.

Nos ponemos en ruta desde San José y la primera parada es Los Escullos. Aquí encontrareis la duna fosilizada más grande del Parque Natural. Pegado a la duna hay un complejo turístico con restaurante, bar y un camping. Existen varias zonas de baño, a la entrada de la barriada. Junto al hotel y el camping está la Playa del Arco.

Continuamos hasta Rodalquilar, ubicado en el centro de un valle, y a unos 3 kilómetros de distancia poco más o menos se encuentra la playa El Playazo. Su acceso mediante coche se realiza por una pista de tierra y dispone de sitio donde aparcar el vehículo muy cerca de esta. Aunque suene repetitivo, es una playa preciosa, de gran extensión y con buenas condiciones para el baño. A un lado de la playa montañas, al otro el Castillo de San Ramón. Lo mejor que podéis hacer es explorar la zona, acercaros al castillo, divisar las vistazas desde allí y descubrir una pequeña calita que hay entre este y El Playazo.

No os podéis marchar de Rodalquilar sin hacer una visita a sus minas. Un complejo minero abandonado y en ruinas, reflejo de una antigua cantera de oro muy importante en tiempos pasados. Es una visita diferente y un tanto misteriosa.

Para terminar el día ponemos rumbo hacia la Isleta del Moro, haciendo una parada a mitad de camino en el Mirador de la Amatista. Desde aquí podréis disfrutar de una vista privilegiada de parte de los acantilados de la sierra de Cabo de Gata.

Finalmente llegamos a la Isleta del Moro, uno de los pueblos con más encanto del parque. Típico pueblo de pescadores, barcas en la orilla, humildes casitas blancas y la paz que caracteriza a estos. Aquí encontrareis una playa familiar, rodeada por montañas, llamada Playa del Peñón Blanco.

Para comer o cenar aquí os recomendamos algunos sitios que se adaptan a todos los gustos y bolsillos: el Bar de la Tercera Edad, La Ola, La Loma y Pizzeria Isoletta.

DÍA 3. Agua amarga, Cala de Enmedio, Cala del Plomo, Cala de San Pedro y Las Negras.

Nos ponemos en marcha y tomamos rumbo hacia Agua Amarga, a unos 40 minutos de San José. Este es otro de los pueblos que más nos gustaron, goza de muy buen ambiente. Su playa es muy buena opción para cuando sopla el viento de levante y no se puede disfrutar de otras playas de la zona por su orientación.

Ahora sí, lo más interesante de Agua Amarga, si el viento lo permite, es acercarse a la Cala de Enmedio. Aunque no es de acceso fácil no os arrepentiréis del esfuerzo para llegar a ella pues es una de las más bonitas del Parque, de agua cristalina, arena fina y rodeada de acantilados blancos. Se puede ir caminando por un sendero desde Agua Amarga o desde Cala del Plomo, aunque con un vehículo bien acondicionado se puede llegar también por un camino de tierra. No recomendamos meterse con un coche normal. 

 

 

Lo mejor es ir primero a Cala del Plomo, a través de un camino bien señalizado desde Agua Amarga de unos 7 km (aunque os parecerán más jeje), y una vez allí aparcar junto a la orilla y después de disfrutar de esta calita emprender el camino hacia la Cala de Enmedio. A unos 200 metros del aparcamiento de Cala del Plomo, a la derecha, hay unos restos de una antigua noria con un cartel de medio ambiente y es lo que debéis tomar de referencia para empezar el camino. El trayecto tiene una longitud de 1’7 kilómetros, sin mucha dificultad, se hace tranquilamente en unos 20 minutos. Este camino es el más corto y el más llano.

Para los más aventureros, es bueno que sepáis que se puede llegar por mar, desde la playa de Agua Amarga en kayak. Hay empresas de actividades deportivas que realizan esta ruta con frecuencia, con una duración de unas 2 o 3 horas y apta para toda la familia.

Por la tarde, seguimos con la aventura en busca de la cala de San Pedro. Hoy el día va de calas, jeje. Esta es una de las más pintorescas. En ella se asienta una de las últimas comunas hippies del país. Se trata de una playa de unos 200 metros en la que podéis disfrutar de las ruinas del Castillo de San Pedro, arena blanca y aguas turquesas alejados de la sociedad. Se recomienda ir con provisiones, aunque allí los propios miembros de la comuna suelen vender bebidas e incluso bocadillos. La población más cercana es Las Negras que se encuentra a unos 4 kilómetros por una pista de tierra no accesible a vehículos.

¿Cómo llegar?  Hay dos formas de hacerlo, caminando o en barco.

El camino empieza a la izquierda de Las Negras, hay que seguir las indicaciones “Cala San Pedro”. Se puede hacer a pie desde el principio o ir con el coche hasta el aparcamiento de San Pedro, aunque el camino está en bastante mal estado, pero se ahorran 2 kilómetros de trayecto. Desde el aparcamiento de San Pedro hay unos 2 kilómetros para llegar a la cala, por un camino en algunos tramos estrecho y peligroso para niños, ya que buena parte del camino transcurre cerca de acantilados. Si optáis por hacerlo entero caminando desde el inicio hay unos 5 kilómetros; contad 1 hora mínimo hasta llegar. 

La otra opción y la más cómoda es acceder en barco. Hay muchas empresas que ofrecen el viaje desde el pueblo de las Negras en la temporada de verano. En invierno hay que caminar sí o sí. El trayecto es de unos 15 minutos desde la playa de Las Negras hasta la Cala de San Pedro. Lo podéis contratar en la misma playa de Las Negras, en la zona de las barcas, y el precio suele rondar los 15 euros por persona.

Como última posibilidad podéis elegir caminar a la ida y barco a la vuelta. Conviene reservarlo con antelación desde el pueblo.

Cuando veamos el momento volvemos al pueblo de Las Negras a dar una vuelta y disfrutar del buen ambientillo hippie que tiene este lugar, tomando algo o cenando en alguno de sus bares o tascas en primera línea de playa. Os recomendamos sin duda tomar algo en “La Bodeguiya”.

DÍA 4. Playa de los Muertos, Carboneras.

El último día nos lo tomamos de descanso y lo reservamos en su totalidad para este paraíso: La Playa de los Muertos, en el municipio Carboneras. El nombre no invita precisamente a visitarla, pero no os asustéis. Debe su nombre a la frecuencia con la que antiguamente llegaban a sus orillas los cuerpos sin vida de náufragos o navegantes arrastrados por las corrientes marinas. Ahora los únicos cuerpos que veréis serán los de los turistas disfrutando de esta maravilla. Esta playa tiene el agua más azul turquesa y cristalina que hemos visto. Aparece en casi todas las listas de las mejores playas de España, por algo será.

Es el punto más retirado desde San José, con un trayecto de 1 hora aproximadamente. Una vez allí, el parking tiene un precio de 5 € para todo el día. 

El acceso a la playa no es fácil, y lo desaconsejamos para niños pequeños y personas mayores o con problemas de movilidad. El sendero sale desde el punto de información. Es un camino de unos 15 minutos con piedras y bastante desnivel a través de la montaña. Os recomendamos llevar calzado cómodo y no ir muy cargados de cosas. Por supuesto no olvidéis llevar agua y comida o todo aquello que podáis necesitar, porque en la playa no hay nada y no está el camino como para estar subiendo y bajando jeje.

La playa es enorme, de más de 1 kilómetro de longitud, pero no os conforméis con lo primero que veáis. Si continuáis a la derecha hasta el final de la playa podréis disfrutar de una cala preciosa. No olvidéis las gafas para hacer snorkel porque es un lugar muy apropiado para esta práctica.

En nuestra opinión esta playa es un imprescindible que no puede faltar en el itinerario de ninguna ruta por la zona.

¿Qué os parece?, ¿os animáis a descubrir este bonito trocito de Almería? Si sois de esas personas que os gusta de vez en cuando alejaros de las grandes urbes, huir de las masificaciones y conocer parajes naturales únicos no podéis dejar de ir. 

Deciros también que este parque es considerado un paraíso para la práctica del buceo o el simple snorkel.

Como última recomendación, apuntad: existe una aplicación del Parque Natural. Es muy útil ya que ahí podréis encontrar toda la información actualizada de la zona, el tiempo, el estado de las playas (banderas y resacas), eventos en pueblos, etc. La encontraréis en el Play Store como “Níjar App”.

Si os ha gustado este maravilloso post no os perdáis sus estupendas aventuras en sus redes sociales: @lomejorestaxviajar

2 Comentarios

  • Joaquín Domene

    Da la impresión que comentáis de oídas y lo mejor es que os dejáis lo más bonito yo del cabo de gata cosa que me alegra porque se evita que lo invadan los domingueros

    • El mundo en mis pies

      hola muchas gracias por tu comentario. Es un post donde colaboraron en hacerlo unos amigos viajeros. Siento mucho que lo hayas visto incompleto. Desde luego que te damos toda la razón en cuanto a que nos gusta estar en sitios alejados de las masificaciones de turistas pero lamentablemente es una zona muy top y turística. Espero que hayas tenido unas bonitas vacas. Un saludo enorme

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *