LifeStyle

Propósitos del 2021

Balance y propósitos ¿Qué nos deparará el nuevo año?

Madre mía sin quererlo ni beberlo ya estamos en el 2021. Si bien es cierto que hemos ansiado con todas nuestras fuerzas este nuevo año pero… ¡Qué rápido ha pasado todo! El 2020 ha sido un año un poco agridulce, y no podemos borrarlo del todo ni decir que ha sido el peor año de nuestras vida (por ahora) porque no ha sido así.

Empezamos el 2020 dando vueltas por el mundo, como habitualmente hacemos. Tuvimos la oportunidad de viajar en amigos a Barcelona. Fue un fin de semana increíble, lleno de aventuras, risas y muchas experiencias, porque dormimos en una casa flotante. La experiencia fue brutal y ¡nos pasó de todo!

Después en el mes de febrero emprendíamos nuestro gran viaje del año. Y es que en 2020 vino demasiado pronto. Nosotros somos muy de organizar nuestro viajazo del año a finales, mas o menos para el mes de Octubre ¡El otoño nos encanta y siempre hay ofertas increíbles! Pero encontramos una que no podíamos dejar atrás. ¿Jordania por dos duros? ¡Cariño hacemos las maletas! Y sin pensároslo allá nos embarcamos con Sia (dos años y medio). Al principio os tengo que reconocer que teníamos un poco de canguele porque no sabíamos muy bien que tal este país de Oriente Medio con una niña tan pequeña, pero cuando llegamos allí… ¡Todos nuestros pensamientos se convirtieron en positivos! ¡Vinimos encantados! Y fue maravilloso poder conocer los 3 una de las 7 maravillas mundiales. ¿Os contamos un secreto? Fuimos 3 y vinimos 4. (jaja risas) ¡Sí cómo lo oís! Las mejores aventuras son las que no se planean…

Y después de esto, que menos mal que nos decidimos por hacer nuestro maravilloso gran viaje a primeros, ya pasó lo que pasó. El confinamiento nos sorprendió a todos pero por fortuna, nos lo tomamos de otra manera. Se trataba de cambiar la mentalidad, adaptarnos y seguir siendo feliz con esta nueva llegada que todos esperábamos. Mi embarazo fue más o menos bien, aunque… ¡Todos necesitábamos ese chute de libertad que tanto añorábamos! En casa, Sia, nos dio una gran lección de superación. Los niños siempre tienen mucho que ofrecer a los mayores y nosotros… Después de lo mal que nos ha ido en el trabajo este horrible año 2020, nos sirvió para aprender hacer nuevos planes, sentirnos afortunados por lo que nos rodea y saber valorar nuevos proyectos. Ahora en 2021 esos proyectos son también nuevos propósitos que queremos seguir emprendiendo. ¿Quieres saber cuáles?

Darle una vuelta al Blog

Estos últimos meses he estado un poco desaparecida por aquí, básicamente porque India llegó a nuestras vidas a primeros de noviembre, las navidades y el último fatídico mes de embarazo me hicieron estar un poco out of service. Os prometo que este nuevo año estaré un poco más por aquí y mi pensamiento es incorporar un nuevo apartado acerca de nuestro Lifestyle.

El trabajo

Como ya os he contado antes… el trabajo no pasa por nuestro mejor momento. Los dos trabajamos a bordo de los trenes y el inicio de la pandemia ha supuesto la ruina total del sector. Actualmente seguimos más del 75% de la plantilla en erte, pero la cosa pinta bastante mal. Nosotros estamos de baja de paternidad/maternidad pero llega la hora de su fin y nos mostramos algo nerviosos porque no sabemos que pasará con nuestros puestos. Se rumorea un ere de la plantilla, así que nosotros seguimos con nuestro plan B, por si las moscas. Es verdad que mejor reinventarse que morir, pero cuando uno tiene niños las cosas se toman un poco más en serio y preocupan el doble. Aunque no os lo creáis, soy una persona super positiva, y siempre veo el lado bueno de las cosas. Alberto es un poco más reacio, aunque no es una persona muy negativa, le da mas cosa y se preocupa más por el futuro. ¡Propósito de este año! Vivir el día a día, y preocuparse más de lo esencial. Si algo hemos aprendido de esta situación tan lamentable es que tenemos que valorar mucho más la esencia de la vida. Desde luego que no es el mejor momento para buscar trabajo, pero en algún lugar del mundo habrá un puesto para nosotros. ¿Quién sabe? ¡Lo mismo en una islita perdida vendiendo bocatas de tortilla de patatas esc la mejor opción!

Seguir estudiando idiomas

Es mi propósito de todos los años y aunque nunca he dejado de estudiar inglés, este año me he propuesto repasar mis conocimientos perdidos en francés. ¡Ays! es que estudié 5 años francés como segundo idioma y después de uno 20 años no recuerdo mucho más que Bonjour. E s verdad que con dos niñas tan pequeñas no gozo de tanto tiempo extra… ¡Pero lo intentaré!

Viajar y más viajar

Bueno, yo diría que más que un propósito es una Obligación (jajaj) Obligarse a viajar, ¡Madre mía que cruz! (jajaja). Todos los años nos ponemos una lista con los futuros destinos que nos apetecería ir dicho año. Este 2021 no queremos hacer esa lista, no vaya ser que se fastidie como acabó pasando el año pasado. En 2020 más de un viaje se nos canceló por el virus, y este año a pesar de tener miles de ganas de volver hacer las maletas, nos mantenemos un poco retraídos. No queremos hacernos muchas ilusiones y también queremos ser algo precavidos. Las cosas en este inicio de año no son tan buenas como esperábamos. Lo cierto es que estas navidades han provocado la tercera ola, y lo mas seguro que no nos permita hasta dentro de mucho hacer las maletas.

¡Aún así! Viajar y más viajar es lo que nos llena y cura el alma. Si nos dejaran coger pronto un avión, sin duda nos iríamos los 4 a Nueva York. Sería mi tercera vez en la ciudad que nunca duerme, pero tenemos un montón de ganas de volver todos juntos. Llevar a las niñas y hacer esos días de shopping que tanto nos encanta. ¡Vale! ¿A quién no?

Pasar todo el tiempo del mundo en familia

Es siempre nuestro objetivo número 1. La palabra familia la llevo tatutada en mi piel. Me parece que la felicidad y el amor de la familia no se puede comprar con dinero. El trabajo siempre nos ha dejado muy poco tiempo para disfrutar de Sia y ahora que tenemos dos peques, el tiempo es oro para nosotros. Si volvemos al mismo trabajo, pasaremos el día fuera de casa. Maleta arriba, maleta abajo. Noches fuera de casa y los tuppers llenos para que el bolsillo no se resienta. ¡Ese es nuestro ritmo de vida! Lo poco que nos queda para estar en casa, quiero pasarlo con ellas, jugar, cantar, bailar, hacer manualidades y sobre todo ir construyendo y fortaleciendo el pilar más importante: la comunicación.

Cuidar mi yo interior

últimamente con tantos propósitos y listas de cosas pendientes por hacer se me olvida cuidar mi yo interior. Soy una persona que me cuido mucho y me gusta dedicarme mucho tiempo, pero es algo que buscaba cuando me tocaba dormir fuera de casa en el trabajo. Llegar al hotel y pasar el día sola, darme un baño, una mascarilla para la cara y descansar esa mi aliciente para volver con las pilas cargadas. Ahora llevo un año exactamente de baja y es algo que he tenido en segundo plano. Quiero como propósito de este nuevo año tan prometedor, recuperar un poco mi esencia, mi cuidado personal y mi paz interior. Creo que empezaré con una dieta sana, equilibrada y combinando con un poco de ejercicio al aire libre por las mañanas. Aunque parezca poco, salir a andar una hora todas las mañanas, te da las energías suficientes y te purificas un poco. ¡Eso sí! Se trata de salir a andar, escuchando música, sin móviles y sin nada en la cabeza que te vuelva más tarumba aún. ¿Podéis hacerlo? ¡Yo sí! Un respiro siempre viene bien.

Dejar una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *