Jordania

Amman

Descubrimos Amman, la capital Jordana en 24h. Qué ver, qué hacer, dónde comer y dónde alojarse. Todos los consejos básicos para no perderse detalle.

AMMAN, sin duda la capital del reino Hachemita, es muy distinguida por ser la más occidentalizada y liberal del mundo árabe. Han sido innumerables las civilizaciones que han poblado esta ciudad, pero se remonta a tiempos del Neolítico. Toda ella es pura magia, historia y muy muy rica. Pisada y colonizada desde los asirios, a persas, griegos (la cual la llamaron Filadelfia) hasta caer en manos del imperio otomano romano. Estos dejaron un gran imperio y sus ruinas aun pueden ser visitadas en la Ciudadela. Habitada también por los cristianos de la mano de Bizancio hasta llegar a ser territorio árabe.

Llena de cultura también de tragedias por varios terremotos y desastres varios. Pero no solo es famosa y rica por esto, sino porque a tan solo 45 minutos en coche encontramos donde realmente Jesus fue bautizado, el río Jordan.

Una de las paradas obligatorias en tu road trip por Jordania sin duda es Amman. No vengas a este fantástico y maravilloso país solo por ver su majestuosa Petra. Desde luego, mucha gente ya nos había avisado de que era una perdida de tiempo, que no hay nada que verdaderamente merezca la pena. Es una ciudad muy grande, llena de un tráfico horrible, estridente por todo su ruido y sucia. ¿Qué se nos perdió para poder estar 24h allí?

En definitiva, nunca hagas caso de la opinión personal de la gente porque tú puedes verlo con otros ojos y puede resultar bastante atrayente. ¡Eso fue lo que nos pasó! Efectivamente, se pierde mucho tiempo por las inmensas y largas caravanas que se forman tanto a la entrada o a la salida de la ciudad, sobre todo en hora punta. Coger allí un medio de transporte público también es una odisea y ya que teníamos el coche nos daba igual.

Nuestro hotel se encontraba un poco más apartado del centro de la ciudad. A tan solo 9 km que llegaban a ser unos 20-30 minutos en coche si todo iba bien. Aparcar por el centro no es muy complicado la verdad. Si queréis un consejo podéis poder Rainbow street y aparcar por las inmediaciones, no tuvimos ningún problema. De hecho tenéis en pleno centro parkings donde guardarlo por poco dinero la hora.

¿La primera impresión? Bueno, habíamos volado primeramente a Aqaba (el sur del país) y habíamos y recorrido prácticamente todo el país. Las ciudades eran tranquilas, limpias y sin mucho alboroto. Cuando llegamos allí nuestro chip cambió bastante. En seguida nos llenamos de alegría con el color de sus calles. Innumerables puestos de venta, zocos, tiendas internacionales y restaurantes con bastante glamour recorren sus calles dándola de vida. Por si no fuera poco, cuando te acercas con el coche por el centro, verás un montón de miradores a la ciudad donde podrás contemplar todas las casas tipo adobe de ese color arenilla claro, típicas de la cultura árabe. La ropa recién lavada colgada de sus fachadas y ese sonido que llama al rezo cinco veces al día la hacen inconfundible.

¡Eso sí! Mucho cuidado porque te invaden con el coche y el claxon es su mejor aliado para llamar tu atención. Lo utilizan para todo y conducirás con mil ojos al volante, preocupado porque no sabrás por donde te vienen ni los coches ni los pitos. Volverse locos es tarea fácil, así que mucha paciencia sino queréis tener un percance.

¿Dónde alojarse?

Sin duda encontraréis infinitud de hoteles céntricos y no tan céntricos, buenos, de lujo, y de cualquier precio. Teniendo en cuenta que es un país caro y que su moneda está por encima del euro, preferimos ceñirnos al presupuesto y optamos por un hotel de gran calidad pero a 9km del centro.

Sofia suites hotel, dispone de parking gratuito y esta muy cercano a supermercados, tiendas locales y una variedad bastante grande de restaurantes internacionales. Nos costó 35€ la noche los tres con desayuno incluido. El desayuno hay que decir que era muy escaso (no tenían café) y solo ponían productos salados típicos árabes. El hotel es grande, limpio, hay gimnasio y se descansa muy bien.

No tenían la ocupación llena y al estar con la niña nos dieron una junior suite gratis, así que disfrutamos de un mini apartamento con dos baños. Demasiado para una noche. Pero a la vez cómodos y relajados.

Aeropuerto

Si bien es cierto que nosotros viniendo del sur en nuestro coche íbamos con nuestro GPS en el móvil y llegamos con total facilidad. Pero sí vuelas al aeropuerto de Amman deberás saber varias cosillas básicas.

¿Vas a alquilar un coche como nosotros?

En la capital hay mucha más oferta y demanda de alquiler de coches. Un dato importante es asegurarse bien que la empresa que vais a elegir esté dentro del aeropuerto, porque mucha gente ha alquilado sin prestar servicio en el mismo aeropuerto y tienen que ir a buscarles con un transfer, el cual se demora muchísimo por el tráfico de afuera. Así que sino queréis perder el tiempo lo mejor será tener en cuenta este dato.

No os olvidéis de escoger un seguro a todo riesgo, que os incluyan todas las coberturas. Es tan peligroso circular por este país (nos referimos a las carreteras poco asfaltadas, baches, socavones, desierto, o el trafico inmenso de la capital pueden ocasionar cualquier imprevisto). Además aún así aunque paguéis el seguro a todo riesgo os dejarán retenidos en un depósito algo de dinero que os será entregado a la entrega del vehículo.

No alquiléis un GPS, si podéis mejor coger una tarjeta SIM en el mismo aeropuerto. Son muy fáciles y económicas. Cogimos una compañía jordana que por 11 JOD teníamos 30 G y llamadas incluidas. Con esta tarifa utilizamos dos móviles durante los 8 días de road trip y además el GPS. El gasto final no llegaron a los 10 G, así que es la mejor de las opciones así estáis conectados 24 h, ya que los wifis de los hoteles no van siempre bien.

¿Os tenéis que ir al centro en transporte público?

Amman Queen Alia el aeropuerto más internacional de los tres que recoge. Se encuentra a tan solo 30 km al sur del capital.

  • Taxi

Resulta la manera más fácil siempre de transportarnos pero no la más barata. Justo al centro de la ciudad nos costará unos 22 JOD y depende del tráfico suele tardar unos 45 minutos.

  • Uber

Bueno que sea un país árabe no significa que no sea moderno y actual. Como ya os hemos mencionado anteriormente, es un país muy liberal y occidentalizado. Tendréis disponible este servicio solo contratándolo con la aplicación.

  • Bus público

Tiene un intervalo de media hora desde las 6:30h hasta las 18:00h y de una hora desde las 18.00h hasta las 12 de la noche. El precio del billete son 3,5 JOD (tendrás que sacar el billete en la caseta antes de coger el bus).

¿Dónde comer?

Rainbow street, es uno de los barrios más comerciales, modernos y lujosos de la ciudad. Tiene muchas terracitas y bastante ambiente. A lo largo de ella podéis encontrar restaurantes y cafeterías muy cuquis para comer o tomar algo. Si la sigues hasta el final del todo y bajas unas empedradas escaleras llenas de color te llevarán hacia el downtown. A media altura de la calle encontramos un restaurante que se llama Sufra restaurant. Tiene una carta maravillosa y su belleza y exquisitez se palpaba solo desde el escaparate. Tranquilos porque los precios son bastante competitivos y no resultan caros. Os lo recomendamos muy mucho si queréis alejaros un poco del bullicio y comer rico. Además si queréis un secreto, van los reyes jordanos a este sitio. El ballet de pollo es un guiso de pollo con arroz y salsa de yogurt que no podéis perderos. Aproximadamente os costará unos 13-15 euros por persona. Tampoco dejéis de probar los Kubbeh, albondigas de carne de cordero.

Hashem. Se encuentra en el downtown y es hiper mega barato. Apto para todos los locales y mochileros que no queráis dejaros mucho dinero. Sin lujos pero con la comida local rica y abundante.

Al Quds, es un local de venta de comida para llevar. No tiene recinto para sentarse, porque es como un puesto. Se encuentra en plena Rainbow street también y ofrece los mejores sandwiches de falafel de la ciudad a precios de locos. Por tan solo medio dinar. No os lo perdáis porque están realmente deliciosos.

¿Qué ver?

A pesar de la gran ciudad de Petra o el mismísimo Wadi Rum eclipsen la capital jordana, es increíble poder conocerla y pasear por ella. Ofrece un sin fin de planes y posee una historia increíble. Además se la conoce como la ciudad de las 7 colinas (ya os decíamos antes que desde muchos puntos de la ciudad vais alucinar con los tremendos miradores).

Teatro Romano

Data aproximadamente del siglo II a.c. Sinceramente resulta asombroso y espectacular perderlo ver, sobre todo desde el punto más alto (podéis acceder sin problemas con el coche). Es inmenso, con capacidad de unos 6000 visitantes. Poner un pie allí es como estar en la mismísima Roma. No es que realmente esté bien conservado, así que ayudemos a que no se deteriore más. (Apoya el turismo responsable).

La ciudadela 

La ciudadela es la parte más alta de la ciudad de Amman, en ella podemos caminar y observar innumerables monumentos. Fue en toda regla una antigua decápolis romana (ciudad comercial) y sigue siéndolo por supuesto. Recorrerla y saborear sus verdaderas raíces es absolutamente embriagador.

En ella se recogen todos los monumentos arquitectónicos e históricos de la ciudad. Su horario aproximado para poder visitarles es de 8:00 a 17:00 h.

Templo de Hércules

Nos encantó poder visitarlo. Se encuentra en una de las partes mas altas de la ciudadela y muy próxima al teatro romano. Desde aquí se ven unas vistas espectaculares al resto de la ciudad. Sinceramente vale la pena coger una guía que te vaya explicando un poco su contenido. Con el Jordan Pass todos los accesos son gratuitos, sino deberéis pagar una entrada minuciosa de 3 JOD.

Su paseo es corto pero intenso y esconde muchas joyas romanas. Este templo me recordó al de la isla de Naxos en Grecia. Sin duda aquella época tuvo que ser increíble.

Dentro de este gran recinto veréis los restos de una iglesia bizantina y el palacio de Omeya, con su gran cúpula azul.

Mezquita del Rey Adalá I.

Relativamente moderna. Data de los años 80. Hay que tener en cuanta que no se puede acceder a ella durante las horas de oración. La mandó construir el rey Hussein en memoria de su abuelo. Es realmente increíble y grande.

Downtown

Si callejeas es la mejor forma de conocerlo. Se encuentra prácticamente en la parte más baja de la ciudad y encontraras miles de tiendas, zocos, bullicios y otras mezquitas.

Paseando nos encontramos una tienda super ideal de cosas vintages hechas a mano. Estaba genial de precio y disfrutamos comprando algunas cositas para nuestro hogar. Justo la tienda la encontrarás en la mini famosa calle de los paraguas.

Andate con ojo porque es una callejuela que sale a la avenida principal y pasa desapercibida. El gps no nos la localizaba y después de ver a unos viajeros haciendo fotos supimos que habíamos llegado a ella. Si bajas estas escaleras y giras a la izquierda te toparas con la increíble tienda que te contamos.

Al Swifieh

Es El Barrio mas lujoso de toda la ciudad y donde encontraréis tiendas más internacionales y de lujo. Sinceramente no gastamos el tiempo en ir por la zona pero si te sobran horas también está chulo conocer los contrastes que las ciudades ofrecen.

Te sugerimos los siguientes enlaces para sigas organizando mejor tu road trip por Jordania…

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *