Costa Blanca

Los pueblos más bonitos de la Costa Blanca

Descubre los pueblos más bonitos de la Costa Blanca; los rincones y pueblos más bonitos e instagramers que no puedes perderte.

Desde luego la Costa Blanca es uno de los puntos más turísticos y atractivos de España. Ya son muchos los que cada año se compran un apartamento por la zona para veranear o simplemente es el destino preferido de millones de extranjeros.

Este 2020 la cosa ha cambiado un poquito. Después de la gran crisis mundial que nos esta dejando el Covid, la Costa Blanca está mucho más despejada en todos los sentidos. Nosotros hemos estado recientemente en Benidorm, y la verdad es que daba mucha pena verlo tan vacío y desolado. De unos 200 y pico de hoteles solo abrirán esta temporada alrededor de 40, por no contar con los negocios que han ido a la quiebra o que aun no han podido abrir. Mirándolo por la parte positiva… hemos estado super tranquilos, a remojo y disfrutando de unos días de relax ¡Algo que nos merecíamos muy mucho!

En este post hemos querido recoger los rinconcitos más chulos y más atractivos para visitar toda la Costa Blanca y captar las mejores imágenes para vuestros recuerdos.

1. Villajoyosa.

Es un pueblito de pescadores precioso y muy colorido. Sus playas son geniales además tiene unas calas a las afueras que quitan el hipo. Este pueblo es muy conocido por sus casitas de colores a las orillas del paseo marítimo y por donde antiguamente pasaba un río. Sí paseáis por allí, os recordará a la mismísima Murano de Venecia, con los colores en las fachadas y la ropa tendida sobre ellas.

2. Altea.

Altea es uno de nuestros pueblos favoritos. Es una mezcla entre pueblo andaluz, por ese color blanco de sus casitas bajas y ese toque ibicenco por sus tiendas y rollo hippie de sus rincones del centro del pueblo (parte alta de la ciudad). Su playa es de pedruscos de arena, la cual no motiva mucho su baño, pero lo cierto es que el agua esta cristalina pura y prácticamente limpia ¡Es una gozada!. Otro de los puntos mas emblemáticos del pueblo es que a las afueras en Altea Hills, hay una iglesia ortodoxa que no puedes perderte por nada del mundo. Es preciosa y pareces estar visitando un lugar concreto en Rusia. Por dentro es pequeñita y muy ostentosa y tendrás que cubrirte el cabello (las mujeres), pero no os preocupéis porque dentro hay para ponerte.

3. Benidorm.

¿Quién no conoce Benidorm aunque sea por la tele? Es uno de los puntos calientes de la zona y más marchosos. Su gran skyline le hacen denominarse como apodo “la pequeña Manhattan” y ¡no es para menos! Esos enormes bloques, esos hoteles que quieren rozar el cielo y algunos de sus miradores… la hacen excepcional.

Uno de los sitios que mas nos gusta es la zona del Castillo. Además ahora lo han reformado y se ha quedado muy bonita. Este lugar es un emblema de la ciudad y los atardeceres desde aquí dejan huella.

Sus playas, tanto la conocidísima Levante, como Poniente (algo más tranquilota) son longitudinales y con un arena muy fina. Aunque hay alguna que otra calita espectacular en las inmediaciones que te dejarán loco.

Y por supuesto… ¡Los miradores! Eso sí, hay que subir en coche o morirás haciéndote el valiente de ir andando. Pero las vistas son increíbles y espectaculares, sobre todo desde “La cruz blanca”, al final del rincón de Loix.

4. Calpe.

Calpe es un destino donde la gente de capital tiene ahí su segunda residencia. Acoge también a muchos turísticas y no es para menos, es preciosa y cada vez más famosa. Sus callecitas antiguas, con casitas bajas y en tonos blancos y cálidos, sus restaurantes de buen comer o su peñón la hacen ser favorita por muchos. En Calpe encontramos varios puntos muy instagramers, desde el edificio super top “Muralla Roja”, el cual ya no te dejan acceder para hacer alguna foto desde su interior para no molestar a los residentes.

De bajo de la Muralla Roja hay lo que se quería conseguir, que era la construcción de un hotel, y ahora mismo esta en ruinas. Pero ofrece también unas fotos espectaculares al peñón.

El peñón de Ifach, es para los valientes que quieren subir a duras penas su camino hasta llegar a la cima para toparse con la mejor de las fotos de todo el Mediterráneo. Es un peñón que se formó de las últimas estribaciones de las Cordilleras Béticas con una altura de 332 metros. ¡Eso sí! El camino es complicado y con el calor y humedad que azota en la Costa Blanca mejor que madrugues o lo dejes para el atardecer, sino mueres en el intento.

Otro punto estratégico es la calle Puchalt, y muestra el lado más patriota de la ciudad. Sus calles y maceteros con la bandera de España son un emblema y gente va expresamente ha fotografiarse allí.

5. Torrevieja.

¿Quién no tiene una casa en Torrevieja? Pues eres de los pocos, porque prácticamente media España se aloja en Torrevieja o alrededores en la temporada de verano. No tiene más que otras ciudades con apartamentos y playas salvo esta gran laguna rosa que se ha hecho viral en las redes sociales y ha dejado con la boca abierta a muchos.

Lo más recomendable es no bañarte por la alta cantidad de salinidad que tiene. No hay vida dentro de él y si por algún casual te roza el agua los ojos, ten cuidado porque podrías quedarte ciego. Además no hay nada de agua dulce para quitarte la salitre después de haberte metido en el agua. ¡No hagas locuras!

6. Isla de Tabarca.

La isla de Tabarca es un destino increíble para pasar el día. Se puede ir desde Benidorm… o de la misma Santa Pola, tanto en lancha rápida que tarda unos 20 minutos y vale unos 10 euros por persona, hasta en barcos grandes turísticos que dependiendo de la temporada y del precio oscilan el doble.

Sin duda es un destino que no debes perderte. La isla es muy pequeña pero se puede hacer snorkel o disfrutar de sus calas tan maravillosas. Hay tres o cuatro restaurantes solo (la isla la recorrerás en medio día, de lo pequeñita que es) y suelen tener siempre un menú con arroz alicantino super top.

7. Jávea.

De los pueblos mas famosos y bonitos de España por sus playas de agua cristalina. Además en la cala del Portixol, se encuentra la puerta más bonita de todo el Mediterráneo. ¡No puedes irte sin hacerte una preciosa foto!.

8. Las fuentes del Algar.

Es uno de nuestros destinos preferidos cuando bajamos a Benidorm. Es un parque natural, más adentrado en el interior, lleno de cascadas y manantiales que nacen de la montaña. Son impresionantes para pasar el día (entrada 6 euros por persona).

9. Guadalest. 

Es uno de los pueblitos del interior de la Costa Blanca que guarda aún su esencia medieval. Esta situado como en la montaña y tiene un embalse precioso con unos miradores de escándalo. ¡Ideal para pasar un día!

10. Benitaxell.

Por último recomendaros que las calas y playas de la zona de Benitaxell a parte de recordarnos a las del Algarve en Portugal, son una pasada que no podrás perderte.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *