Europa

TURQUÍA: Estambul y la Cappadocia

Guía de viaje de Turquía, visitaremos Estambul y Capadocia.

“Antes de empezar este post sobre Turquía, quería agradecer enormemente a mi amiga Tania y su marido Quique por su hospitalidad, amabilidad, dedicación, gratitud y todo el amor y empeño que han tenido por hacernos sentir como en casa. Esta guía no hubiera sido posible gracias a tí Tania. Te adoro”

Buenas… En Noviembre de 2015 nos hemos pegado un super viaje increíble a Turquía. Una de mis grandes amigas está viviendo en la gran ciudad de Estambul y pusimos rumbo a verla unos días. La verdad es que los días se nos quedaron cortos para todo lo que hay que ver, pasear y disfrutar. Yo además, tenía una idea previa de la ciudad. Sinceramente iba con un poco de “miedo” o “distancia” no sé exactamente como explicarlo, pero me daba un no se qué. Quizás porque la cultura musulmana y su religión no van mucho conmigo. Aún así le di una oportunidad, porque… nunca puedes opinar de algo sin haberlo conocido previamente. ¡Y así fue! ¡Gran decisión! y gran satisfacción la que me llevé de ésta preciosa ciudad y de su en general. Nosotros tendemos a englobar un poco el concepto,y de una idea o tópico se lo ponemos a todo el mundo sin darle la oportunidad de demostrarnos como son realmente. Los turcos no son “moros” “ni personas muy cerradas”, son gente muy agradable que siempre intentan ayudarte, son amables, simpáticos, cercanos, son muy inteligentes y muy comerciantes. Los turcos (y sobre todo la ciudad de Estambul) está muy occidentalizada y muy europeizada,por lo cual te hacen sentir bien.
A parte de todo esto, el cúmulo de historia y cultura se observa en cada paso que se da por sus hermosas calles es increíble. 
Estambul se divide en dos partes: el lado asiático y el lado europeo divididos por el Río Bósforo. Al noreste (en la parte asiática) tenemos el mar Negro y al suroeste el mar Mármara.
Después de esta breve introducción,empezamos con los tips y la guía… ¡No os lo perdáis!

Aeropuertos

En la ciudad de Estambul hay dos grandes aeropuertos: Sabiha GökÇen (situado en la parte asiática de la ciudad) y Atatürk (situado en la parte europea). Nosotros volamos con la aerolínea Pegasus Airlines al aeropuerto de Sabiha Gökçen (porque los billetes eran mucho más baratos).
 No os preocupéis a la hora de elegir aeropuerto porque la distancia al centro de la ciudad desde cualquiera de los dos es parecida,y las conexiones son muy buenas. También debéis saber que existe un autobús que conecta un aeropuerto con otro.
Nosotros cogimos un autobús con dirección Plaza de Taksim (que es el centro de la ciudad), una vez  ahí cambiamos a un Dolmus (furgoneta de 8 personas máximo que conecta Taksim con el resto de Estambul), son unas furgonetas amarillas(parecen taxis pero en versión gigante)tienes que fijarte que en la parte superior ponga dolmus y no taksi. Su precio por persona son 5TL (1,55 euros).
El bus que conecta el aeropuerto con la plaza de Taksim es de la empresa Havatas, y se coge según sales de frente por la puerta principal del aeropuerto (lo verás fácilmente cruzando la línea de taxis).
Os dejo los horarios y los precios:

El nuestro era el que pone Sabiha GökÇen Havalimani (significa aeropuerto) Taksim y nos costó 14TL cada uno (4,34 euros) y tarda aproximadamente 1 hora.

Día 1

Primer día en Estambul. Madrugamos un poquito para poder aprovechar y conocer cada preciado rincón de esta bella ciudad. Sin duda mi opinión iba cambiando en cada paso que daba. 
La primera visita fué el hipódromo.


Según llegas, no ves un hipódromo como tal, sino una plaza donde en la época de la conquista romana crearon para sus actividades lúdicas. Actualmente se conserva el obelisco central, que data aproximadamente del año 390 ac. En la base del obelisco observamos cuatro caras que sobre el 869 mandó reconstruir Tutmosis III (ya que fue derribado por un terremoto), en cada una de las caras cuenta sus victorias en un lenguaje poético.
En el primer plano de la foto vemos la columna ensortijada que fue trasladada a la ciudad de Estambul por el emperador Constantino I en su conquista romana.
Según nos posicionamos de cara a la foto, a la izquierda podremos ver una gran mezquita. Se trata de la mezquita Azul o también llamada Sultanahmet.

Esta mezquita ocupa un lugar muy importante en la religión musulmana. Se le llama mezquita azul porque su interior se magnifica con el azul intenso de sus cerámicas.

 

Es la única que tiene 6 minaretes (los minaretes los tienen todas las mezquitas por aportaciones de sus feligreses. Cuantos más minaretes tenga una mezquita más importancia cobrará en su barrio o ciudad. Si algún barrio es sumamente pequeño y pobre que no puede permitirse la construcción de un minarete, el gobierno donará la cantidad necesaria para que al menos tenga uno, en Turquía todas las mezquitas tienen minaretes, es un rasgo característico de este país).


Entramos a la mezquita por el lateral ya que es la entrada mas próxima al hipódromo y lo primero que nos encontramos es su patio interior, es la gran fuente de la circuncisión. En la religión musulmana los niños cuando llegan aproximadamente a los 6 años se les practica el rito de la circuncisión en torno a esta fuente y después celebran una fiesta.
Horario: 9.00 a 18.00
Entrada gratuita.

Según sales por la entrada principal de la mezquita nos encontraremos una plaza inmensa y deslumbrante. Se llama plaza de Sultanahmet. Daros un paseo por la plaza y tomaros un tentempié contemplando las preciosas vistas. En un lado la mezquita azul y al otro Santa Sofía. Nosotros cogimos justo la hora de la llamada al rezo. Y se debaten en un duelo entre Santa Sofía y la mezquita azul.

                                           Santa Sofía

Mezquita azul

Santa Sofía significa “sabiduría”. Es de arte bizantino. Inicialmente fue catedral cristiana, después pasó a ser mezquita durante 5 siglos y finalmente desde 1935 se convirtió en museo.
Horario: 9.00 a 17.00 (1 octubre – 15 abril)
                 9.00 a 19.00 (16 abril – 30 septiembre)
Entrada: 30TL (9,3 euros)
Los lunes está cerrada.

Según salimos de Santa Sofía giramos a la derecha y visitaremos las cisternas, que se encuentran justo saliendo de la plaza, cruzando la calle. Según las fuentes históricas fueron construidas en la época de Constantino I y ampliadas años después por Justinianus. El agua que contiene en su interior proviene del centro de distribución del agua Egrikapi y que distribuía así el agua por toda la ciudad. En su interior podremos ver los monumentos de las cabezas de Medusa y Gordo de la época romana.

Horarios: 9.00 a 18.30.
Entrada 20 TL (6,2 euros)
Los martes cerrado.

¡TIEMPO DE SOUVENIRS!

Según salimos de las cisternas, cogemos la calle principal que baja al Bósforo. Os dejo hecho un mapita para que os situéis mejor, porque allí mi amiga nos recomendó dos calles de souvenirs super baratas y que además tienen autenticas monerías para regalar. Suelen valer los monederos turcos, los imanes, llaveros… 1 TL (0.31 cents).

Yo compré muchísimas cosas muy baratitas y además cambié dinero en unas de las casas de monedas que se encuentran en la calle de la izquierda, ya que hacen el cambio mucho mejor que en los aeropuertos y que en los bancos en España. Podéis cambiar lo justo para pasar el primer día de viaje y luego cambiar el resto allí ya que saldréis ganando en el cambio.
Cuando termines de comprar tus regalitos, intenta aguantar el hambre para comer un auténtico bocadillo de caballa al final del puente Galata, el cual nos dirigimos ahora.
Sigue bajando la calle hasta que te tropieces con el paseo marítimo y gira a la izquierda hasta el final. Encontrarás una placita, en un lado está la mezquita Nueva o también llamada mezquita Blanca y el mercado de las especias.
Es pequeñita y tardarás muy poco en visitarla. (El mercado de las especias déjalo para mañana, ya que te llevará un buen rato visitarlo). Tiene una espectacular bóveda y dos minaretes que dominan el cuerno de oro.
Horario: 7.00 hasta anochecer.
Entrada gratuita.
En frente nos encontramos el puente Galata, el cuál tenemos que atravesar, ya que casi al final, hay un mirador pequeño donde se hacen unas fotos preciosas con la mezquita Blanca de fondo.
 ¡Continuamos el viaje! Nos dirigimos a comer. Cómo verás te encontrarás numerosos restaurantes a lo largo del puente Galata. ¡Podéis comer en alguno de ellos si hace mal tiempo! Pero mi amiga nos dijo… “Sino coméis un bocata de caballa en la calle no habéis estado en Estambul” ‘¡Y eso hicimos! Al final del puente a la izquierda, baja unas escaleritas, allí cogeréis el ferry para dar un paseo por el Bósforo y justo en la entrada tendréis a los turcos haciendo los increíbles bocatas por unos 2.5 euros (8TL) al cambio. ¡Están espectaculares! ¡Creerme! Hacía mucho tiempo que no probaba un majar así de rico.

 

 

Si os quedáis con hambre no os preocupéis, durante el paseo en ferry habrá un hombre vendiendo productos artesanales típicos turcos (dulces, sandwiches, tes… y extremadamente baratos). Nosotros por 1TL nos compramos esta oblega turca. Sabe como las galletas de artiach rellenas de nata. MMMM nos encantaron.
El paseo duró hora y media. Surcas el agua que separa los dos continentes. El río tiene una longitud de 32 km, con una profundidad de unos 120 metros.
Horarios: Cada 30 min. (Antes de comer, revisa bien los horarios para no perderlo y tener que estar esperando luego).
Precio: 14 TL
Durante la visita os encontraréis con la Mezquita de Ortakoy. Para muchos la más bonita de Estambul. Edificada a mediados del siglo XIX y llama la atención por su color rosado en la cúpula.
Otra de las grandes obras del imperio otomano la encontraréis durante el viaje. Se trata del palacio de Dolmabahce. Se construyó en el 1843 por el sultán número 31 del imperio otomano. Se trataba de una residencia para los invitados de estado. Tras la república se asignó al servicio de Ataturk, convirtiéndose en residencia de verano. Tras su muerte se inauguró como museo. Si queréis visitarlo se encuentra en la parte Europea.
Horario: 9.00 a 16.00 los lunes y jueves permanece cerrado.
Precio: 30 TL palacio, 20 TL harem (precio del conjunto 40 TL).
Prestar atención al Cuerno de Oro. Se trata de un estuario que divide la ciudad turca. En la edad antigua se construyó una gran muralla medieval para proteger la ciudad frente a las grandes invasiones que se hacían por el río.
Al dar la vuelta os encontraréis con la Torre de Chica. Es el punto donde se une el Bósforo con el mar Mármara. Hay muchas leyendas que hablan sobre esta torre, pero la más conocida y quizá la más conmemorativa es la que afirma que un adivino dice al emperador bizantino que su hija se morirá por una serpiente. Frente a esta asombrosa afirmación el emperador hace construir un pequeño castillo sobre una roca dura e intenta proteger a su hija allí. Pero el día de su cumpleaños, la gente le trae regalos, y uno de ellos era una serpiente, que  mordió a la princesa acabando con su vida.
A la vuelta, regresa hasta el punto de partida. Sal y dirígete a la izquierda para visitar la torre Galata. Se tardan unos 5 minutos andando y se puede visitar el interior y subir a lo alto para ver unas preciosas vistas de la ciudad. Se trata de 61 metros de altura, construida en 1348 por los genoveses frente los posibles ataques bizantinos. Durante la época otomana fue utlizada como lugar para encarcelar al os prisioneros de guerra.
En las dos últimas plantas hay un restaurante y un club nocturno con música en vivo.
Horario torre: 9.00 – 18.00
El restaurante y el club abren a partir de las 18.00.
Precio: 10 TL.
¡Pero si queréis un consejo! Nosotros subimos al hotel que hay justo al lado. La entrada no vale dinero y la consumición para estar situado conde está es económico (unos 2/3 euros un café o té) y podrás disfrutar por un lado del restaurante de la Torre Galata justo al lado, y por otro lado podrás ver el precioso atardecer contemplando toda la ciudad y el río.

 

 A la salida toma la calle principal por la que subías inicialmente a la izquierda, y sube la cuesta. Allí encontrarás también tiendas de souvenirs por buen precio.
Llegarás a un punto en el que una calle principal atraviesa perpendicularmente y solo tendrás opción de seguir a la derecha o a la izquierda. Justo en ese punto es el final de la parada del tranvía en la ciudad. Desgraciadamente solo han dejado esa línea que recorre una de las calles más importantes de Estambul, se trata de la calle Istiklal Caddesi que va desde este punto hasta la plaza de Taksim. Si os encontráis con el tram podéis subiros rápidamente y hacer alguna foto típica. ¡Pero tener cuidado que los conductores turcos se enojan!
Date un agradable paseo por la calle principal y justo como a la mitad de la calle a la derecha te encontrarás una iglesita que te saltará a la vista. Se trata de la iglesia de San Antonio de Padua. Es la iglesia católica más importante de Estambul. Inaugurada en el 1913, más o menos la encontrarás a la altura del nº 171.

 

Finalmente acaba tu recorrido en la plaza de Taksim. (Os dejo una foto de internet sacada desde arriba para que veáis mejor su panorámica).
En turco “taksim” quiere decir “distribución”.
La plaza Taksim suele ser punto de partida de muchas manifestaciones políticas de signo diferente, que frecuentemente han terminado de forma poco pacífica. Si estáis visitando el centro y os encontráis con alguna manifestación intentar rodearla y visitarla más tarde.
En el centro de la plaza se erige el Monumento a la República, inaugurada en 1928. El monumento conmemora el quinto aniversario de la fundación de la República de Turquía en 1923, después de la Guerra de Independencia Turca.
Día 2
Hacía un precioso día para recorrer las calles de Estambul en mangas de camisa. Fuimos a el Gran Bazar y el rastro de las imitaciones (está justo en la parte posterior). ¡Y menudas risas nos echamos todo el día! Te ven la cara y ya saben de donde procedes. ¡parece que los españoles somos inconfundibles! A las chicas españolas nos llaman Mari Carmen para atraer nuestra atención y que entres en su tienda y poder venderte hasta su alma. Ellos se lo toman con calma, si ven que estar mirando bastantes cosas te sacan un te, y empiezan a negociarte el precio después de media hora de charla. A veces es muy agotador y tienes que saber cortarles porque se te va el tiempo con tanto rodeo.
¡Consejo!
Tienes que tener en cuenta cuanto estás dispuesto a pagar por lo que quieres comprar para empezar a negociar. Si ellos creen que su producto vale más de lo que les ofreces se llegan hasta ofender. Tener claro que son imitaciones y por muy buenas que sean no os dejéis estafar, tienen mucha cara.
Aunque por otro lado, encontraréis innumerables gangas.
Os sorprenderéis de lo inmenso que es y lo precioso y divino que resulta pasear dentro de él. Se nos hizo un poco tarde y comimos en uno de los restaurantes que hay, saliendo a la zona de comer.
Comida turca, por supuesto. Muy rica y barata.
Visita las calles de alrededor del El Gran Bazar, están llenas de tiendas muy baratas. Lo que más me llamó la atención es que cada calle es especialista de un producto diferente. Por ejemplo, la calle de las zapaterías, la calle de las carcasas de móvil, la calle de las mercerías y telas, la calle de las joyerías… Me impactó muchísimo la verdad.
Después de esta gran visita, nos fuimos al mercado de las especias. Este mercado se encuentra justo en la plaza de la Mezquita Nueva, la cual visitamos ayer. En él, puedes comprar cajas de dulces turcos, que están increíblemente deliciosos, especias de todo tipo, tés, incluso frutas deshidratadas. Yo la fruta deshidratada no la había probado en ningún lugar tan rica e increíble como ahí.
¡Consejo!
Si quieres comprar grandes cantidades, puedes pedir que te lo envasen al vacío. Así podrás conservarlo mejor y además ocupará menos en la maleta.
Los precios, que es lo que realmente nos importa siempre que hacemos un viaje, son muy económicos. Ya sabéis que la fruta así es un bien bastante caro en España y no suele ser muy rica, aquí un kilo lo tenemos por unos 15 euros. Cuando en España lo pagas a unos 30-35 euros.
Si queréis una recomendación, comprar te de manzana verde, es… no tengo palabras de lo rico que está.
Para finalizar el día visita el palacio de Topkapi. Una opción era visitarlo a primera hora de la mañana para evitar aglomeraciones, pero estar encerrados toda la mañana ahí, no disfrutar el día de compras tranquilamente y por la tarde tampoco hay tanta gente. Realmente se tardan unas 4 horas en verlo completamente, pero puedes hacer una visita rápida, ya que no es nada del otro mundo. Se trata de un palacio increíblemente bonito pero por dentro es igual que un palacio en cualquier lado. Visitas las dependencias, las joyas que tienen en la exposición y su precioso Harem.
Se trataba de la residencia principal de los sultanes del Imperio Otomano (siglos XV-XIX). Hoy día es un museo. Fue considerado una de las grandes obras  musulmanas de su género.
Horarios: 9.00 – 19.00 (15 abril al 1 octubre)
                   9.00 – 17.00 (2 octubre al 14 abril)
Precio: 25 TL

 

 

Día 3
Madrugamos bastanten para coger un avión a Kayseri (Cappadocia). La verdad es que gracias a las recomendaciones de mi amiga Tania, decidimos ir, y … ¡Menudo acierto! NO PODÉIS DEJAR DE IR. Nos lo hemos pasado en grande contemplando tal belleza natural.
¡Consejo!
Coger siempre el primer vuelo posible desde Estambul y el último desde Kayseri para poder hacer todas las excursiones posibles y verlo al completo.
Tienes que coger el lprimer avión posible desde Estambul para nada más llegar hacer el primer “Daily Tour” que empiezan todos a las 9.30 horas. Una vez llegamos al aeropuerto, como teníamos el hotel en la misma Cappadocia, pedimos un transfer que nos fuera a buscar para no perder tiempo. Nos costó ida y vuelta por persona 25 euros, ya que está a una hora y no merece la pena coger un taxi, porque te costará mucho más.
Lo primero que tienes que hacer según llegas es visitar las agencias para negociar los precios de las excursiones. Lo suyo es que hagas la excursión en quads, un daily tour y subir en globo. Hay muchos precios variados, pero también hay miles de agencias, no os sobornen y sino bajan mucho los precios iros a negociar a otra. Mi amiga nos recomendó la agencia “Bonita Tour” pero estaba cerrada así que fuimos a la de enfrente “Stoneland” también muy recomendable y el hombre habla muy bien inglés. En total por persona nos costó 168 euros. (tener en cuenta que solo el globo suele costar unos 130-150 euros). Las dos agencias se encuentran situadas a la derecha del hotel a 1 minuto andando. Pero en la avenida principal encontrarás al lado de los restaurantes muchísimas más. Os dejo el link para que veáis el hotel donde nos hospedamos. Era como una cueva de las de la Cappadocia. Las habitaciones grandes, limpias, y el baño con jacuzzi, no podíamos pedir más. Además el desayuno lo teníamos incluido. Nos costó 44 euros dos personas una noche. “Nature park cave hotel”

 

 

Nosotros llegamos tarde y ya no pudimos hacer el daily tour, pero desayunamos y nos dimos un gran paseo visitando las montañas que son como cuevas y con casas en su interior. (En el daily tour os informarán).

 

 

 

 

Haz una parada para comer en el centro del pueblo, todos son restaurantes turcos, y de buena calidad y precio. ¡No dejéis de probar su típica comida turca de la zona! Se trata de una menestra hecha en cazuela de barro, la cual hacen a fuego y luego rompen delante tuya el barro. ¡Está deliciosa!
Sobre las 15.30 te recogen en el hotel para hacer la excursión de los quads. La duración aproximada son unas 2 horas. Te llevan en furgoneta y van recogiendo a la gente de los hoteles. Después en una explanada te dan un quads y te explican su funcionamiento. ¡Te lo pasas en grande! Vas haciendo paradas para hacer fotos o comprar algo si quieres y finalizarás el recorrido viendo la puesta de sol.

 

 

 

 

 

 

Al regreso, no te preocupes si estás lleno de “mierda” literalmente. Nosotros nos metimos en el jacuzzi y el agua salió más marrón chocolate que el paladin a la taza. Intenta aunque estés un poco cansado salir a dar una vueltecita por el pueblecito de noche. Las tiendas tienen unas cosas preciosas que merecen mucho la pena. Y las luces hacen un encanto el lugar.

 

Duérmete lo más pronto posible porque al día siguiente te recogen a las 6.30 aproximadamente para hacer la excusión en globo y luego hacer el daily tour. ¡será un día agotador!

Día 4

Nuestro último día. Si dispones de tiempo, quédate un día más para poder disfrutar mejor, y hacer otro daily tour diferente. Nosotros hicimos el rojo, pero el verde es mucho más interesante porque te llevan a ciudad subterránea de Cappadocia.

En primer lugar, cuando te recogen para ir a montar en globo te llevarán a una especie de restaurante donde tendrás té y bizcochitos y poder llenar un poco el estómago. ¡Tranquilos es gratis! (como nos gusta a los españoles que las cosas sean gratis jajaja).
Después te volverás a montar en la furgoneta e irás a la explanada de tu globo. Y verás como se pone en pie.

 

 

 

¡Consejo!
Abrígate bien. Si es temporada de verano no se te olvide algo de abrigo porque hace realmente frío a esas horas. Y si es invierno no se te olvide una camiseta térmica y guantes porque te pelas del frío.

Disfruta del precioso amanecer desde lo alto. Que sepáis que los globos de la Cappadocia son los únicos que dejan sobrevolar a unan altura de 180 metros.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Al finalizar el vuelo, te darán una copa de champán para brindar por el buen vuelo que se ha tenido, te darán un diploma del viaje, te ofrecerán fotos oficiales (15 TL cada una) y te pedirán si les puedes dejar algo de propina. Todo el mundo les deja, con que le dejéis unas 5/10 TL por persona está de sobra que bastante vale.
Ve al hotel a recoger las cosas y desayuna bien para hacer el daily tour. Nosotros tuvimos que hacer el rojo porque a las 16.00 teníamos que regresar al aeropuerto. Pero la línea roja, te enseñan el valle de las iglesias cueva, el valle de los champiñones, donde se rodó stars wars (parece que estás en la luna de lo precioso que es), visitarás el pueblo de Avanos, donde te enseñarán hacer los productos típicos de barro, y comerás en un restaurante bufet (incluido en el precio de la excursión).

 

 

 

 

Y por ultimo regresamos a Estambul, con una cara de cansancio y de pena que no podíamos con ella. Dormimos en un hotel al lado del aeropuerto de Sabiha, para el día siguiente coger un taxi y volver a Madrid.
Sin duda uno de los grandes viajes que he podido hacer. Muy gratificante y emocionante.

Antes de finalizar el post quería daros un consejo para entrar en las Mezquitas.
No os olvidéis (las mujeres) de cuando vayáis a entrar en las Mezquitas, tenéis que cubriros la cabeza con un pañuelo. Si es temporada de verano llevaros en la maleta pantalones finitos largos, porque tampoco dejan pasar a nadie destapado. Y con camisetas de tirantes tampoco. Si utilizas mallas o leggins como yo, también me hicieron cubrirme con sábanas o faldas viejas que te dan ellos. Pero no me hace ninguna gracia usar prendas que usa todo el mundo y que no están lavadas. Así que llevar la ropa adecuada por lo menos en la mochila para poder taparos sin necesidad de usar la que os ofrecen.

Metro

Estambul cuenta con una red de metro pero no une todos los puntos de la ciudad.

Aunque especialmente si quieres visitar la ciudad es mejor que lo hagas a pie, para poder contemplarla.

Comida turca

La comida turca es sana y equilibrada, ya que lo hacen todo a la brasa. Pero puede resultar muy pesada los primeros días por la cantidad de especias que utilizan en cada plato. Siempre que vayas a un restaurante pregunta si los platos llevan picante.

Bocata de caballa

Ayran (Es como un actimel pero salado)

Oblea (como las galletas de artiach rellenas de nata)

Dulce turco de cabello de ángel con almibar

Menestra al fuego especialmente en la Cappadocia

Corba (son las sopas turcas, las típicas son las de merluza, lentejas o cebolla, y están espectaculares)

Cerveza Efes

Delicias turcas

Té turco (se bebe en esos vasitos de cristal)

Té turco

Parrillada de carne a la brasa con el arroz típico turco que es cortado a la mitad el grano (sabe como arroz inflado)

Midye tava: Mejillones cocidos con un chorrito de limón y rellenos de arroz (sensacionales)
Acili Ezme (plato para untar, te lo suenen poner gratis de aperitivo) Es muy especiado pero está rico.
Espero que os haya gustado mi post sobre Estambul y la Cappadocia. Si tenéis alguna duda o consulta no olvidéis dejar un comentario. ¡Nos vemos en el próximo post!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *