Europa

Bratislava

Conoce y descubre en un día Bratislava; la capital de Eslovaquia. Guía completa de la ciudad. 

La ciudad de Bratislava es sumamente conocida y visitada por todo turista que quiere conocer un poco la Europa Central. Está muy cerca de capitales como Viena, Praga o Budapest. Puedes conocer Bratislava en un viaje express a través de vuelos extremamente baratos o bien haciendo un tour por las principales ciudades mencionadas anteriormente. 
Aunque la mayoría de la gente viaja a Viena y se acerca en bus (una hora de recorrido) a la capital de Eslovaquia para pasar un día precioso en esta ciudad tan pequeñita pero con tantos secretos e historia.

Se puede visitar y conocer en tan solo un día ya que es una de las capitales más pequeñitas de Europa y no por eso hay que dejar de visitarla. Sus rincones, su historia, su cultura y sus miradores al centro histórico la hacen de visita obligatoria.

Bratislava, situada a orillas del majestuoso río Danubio, la hacen aun si cabe encantadora y curiosa.

¿Cómo llegar a Bratislava?

Aeropuerto
Nosotros escogimos el avión como medio de transporte para visitar Bratislava. A escasas 3 horas de distancia desde Madrid (capital). El aeropuerto es muy pequeño pero muy cerca del centro de la ciudad, a tan solo 9km.
Desde aquí podrás coger el bus numero 61 (durante la noche es el N61). Salen mas o menos cada 15 minutos y tardan menos de 20 minutos en llegar al centro. Te dejarán en la estación de trenes. Si quieres ir hacia El Centro de la ciudad, desde la estación de trenes tienes que coger un tranvía. Aunque andando tampoco está muy lejos.
Nosotros cogimos un hotel que estaba muy cerca de donde te deja el autobús así que fue bastante fácil. El billete cuesta 1,20 aproximadamente.

Otra de las maneras de ir de manera cómoda y económica es usando UBER. Si como lo oís, una capital poco conocida y tienen este servicio. Fue fabuloso porque el ultimo día salíamos bastante pronto, era domingo y no sabíamos con cuanta frecuencia salían los buses de camino al aeropuerto por ser domingo. El caso es que amaneció nevado y las condiciones climatológicas nos obligaron a ir en UBER. Fue fantástico (si lo habéis usado antes sabréis lo cómodo que es. Para nuestro gusto mucho mejor que un taxi, que no sabes cuanto dinero te va a costar. Para los que no habéis usado este servicio, deberéis bajaros la app y registraros. A partir de ahí, podéis solicitar el UBER más cercano, abonándolo previamente desde la app y sin sorpresas de dinero). A nosotros nos cortó alrededor de 6 euros el trayecto. ¡Una maravilla!

Desde Viena (Austria)
La ruta 901 de Flixbus conecta la capital de Austria con la capital de Eslovaquia en tan solo 1 hora y 20 minutos. Los autobuses son muy cómodos y por tan solo 7,50 el viaje podrás ir de una ciudad a otra sin ningún problema, ni necesidad de alquilar coches. Es la manera más cómoda y rápida. Este servicio de bus puedes cogerlo desde las paradas principales de las ciudades o bien desde el mismo aeropuerto de cada ciudad. Si hacéis click en la página podéis hacer la reserva ya que se agotan fácilmente los asientos, así podréis viajar de una forma más garantizada.

Alojamiento
Hotel Apollo Bratislava. De cuatro estrellas y con desayuno. Un pedazo de hotel para descansar con bastante lujo. Se encuentra a tan solo 1,5km del centro de la ciudad y tenéis parada de autobús justo en frente del hotel que os dejará en El Centro sino queréis andar mucho. Está en un buen barrio y su restaurante es bastante grande y económico. El desayuno era Buffet, con mucha variedad, grandes cristaleras y el personal muy atento y amable. Si mal no lo recuerdo rondaba los 50 euros la noche para 2 mas un bebe.

Si queréis un descuento exclusivo si reservas a través de este enlace click aquí.

15 Cosas que ver y hacer en Bratislava

1. Una de las primeras cosas chulas y más culturales que podéis hacer es un Free Tour. Desafortunadamente no encontramos ninguno en español, pero en inglés se les entiende bastante bien y podíamos ir traduciendo a la familia las cosillas. A nosotros esta opción nos gusta mucho porque te da la oportunidad de conocer mejor la ciudad, sus rincones, su historia y además pueden darte muchas recomendaciones para que te muevas por ella. Son gratis y solamente les tendrás que dar una propina para agradecer su trabajo.

2. Encontrar las Estatuas que se encuentran por el casco antiguo. Suena curioso, pero hay muchas estatuas de bronce repartidas por su casco antiguo. Algunas las encontrareis de una manera fácil y otras cuesta un poco mas toparse con ellas. Estas estatuas fueron colocadas por sus calles en los años 90 para simbolizar la salida de la Unión Soviética. La mas famosa o curiosa es el Cumil, un trabajador muy simpático que asoma por una alcantarilla.

La del fotógrafo nos fue imposible encontrarla por más que pusimos el gps en el móvil. 


3. Castillo de Bratislava. Otro de los puntos de gran interés turístico. Nosotros subimos andando y hay una tiradita, sobre todo es cuesta arriba, pero así descubres todas sus casitas de colores por calles poco transitadas. Aunque también puedes subir en autobús. Su entrada son 4 euros. Desde su parte más alta se puede observar toda la ciudad a tus pies, un mirador bastante fascinante si quieres gozar de unas fotos increíbles. Construido entre los siglos XV al XIX, pero el 28 de mayo de 1811 sufrió un gran incendio que lo destruyó y estuvo en ruinas hasta 1950 que lo reconstruyeron, tal y como lo conocemos hoy día. Si no queréis pasar dentro del Castillo (al fin y al cabo se trata de salas de exposiciones y decoradas de la época, con sus joyas, su forma y estilo de vida, sus pertenencias…) podréis visitar y pasear por sus jardines de alrededor totalmente gratis.


4. Pasar por la Puerta de San Miguel. Es la única puerta que se conserva de las fortificaciones medievales que rodeaban la capital. Construida en 1300, aunque su aspecto actual se debe a las reformas de 1758. Hoy día alberga una exposición de armas. Su entrada son 4,5 euros (precios de 2018). Lo mejor de todo son las vistas que se pueden contemplar desde arriba.

5. Palacio del Primado. De estilo neoclásico, se encuentra junto al ayuntamiento. Es uno de los lugares más importantes de Bratislava. En sus orígenes era la residencia del arzobispo y hoy día es La Oficina del alcalde. Se puede visitar y lo que vale la pena es la sala de los espejos. Su horarios es de 10:00 a 17:00.

6. Ayuntamiento. Es muy elegante y clásico. Tiene una torre del reloj con un delicioso patio interior cuyas puertas están protegidas por animales míticos como dragones o murciélagos cuya función es ahuyentar a los malos espíritus. Sus orígenes datan por el siglo XIV. Subir a la torre es una de las actividades más importantes.
Los lunes está cerrada la visita. De martes a domingo de 10:00-17:00h. La entrada es de 5 euros y los niños de 2,5 euros.

7. Plaza de Hlavne Namestie. Es lo más cercano a la plaza mayor. Es uno de los lugares más populares de la ciudad y un punto de encuentro. en El Centro hay una fuente dedicada a Maximiliano (primer emperador coronado en la ciudad). En ella hay dos cafeterías míticas:
Shokocafé Maximilian y Rohand Restaurant café. También encontraréis una estatua de bronce y algunas tiendas de souvenirs que merecen mucho la pena. Sobre todo, es muy típico los muñecos de madera, tipo cascanueces. Compramos uno para la habitación de Sia y nos costó 12 euros. Lo mejor de todo es que era bastante grande y hecho a mano. ¡No podíamos irnos sin uno!

8. Catedral de San Martín. Justo debajo del Castillo. Esta iglesia es una de las más antiguas de la ciudad y el lugar donde se celebraban las coronaciones del Reino de Hungría entre 1563 y 1830. No siempre está abierta al público.
Por la calle te encontrarás estrellas grabadas en el suelo, referentes a la antigua ruta de la coronación. 

9. Murallas de Bratislava. Se encuentran justo en frente de la catedral de San Martín y se puede ver parte de lo que fueron.

10. Pasear por las calles principales históricas y decadentes como Kapitulska, Prepostka, Karska o Navisku.

11. Iglesia azul. Preciosa de origen ortodoxo. Caracterizada por su extremo color azul. Se llama iglesia de Santa Isabel y es obra de Ödon Lechener, uno de los mejores arquitectos de Nouveau de Hungría. Se construyó entre 1907 y 1908.

12. Las calles Panska y Laurinska son muy famosas por ser las más transitadas por el shopping.

13. Encontrar el km 0 de Bratislava. Es como la puerta del Sol que hay en Madrid, que indica el km 0 hacia las diferentes carreteras hacia el resto de ciudades españolas. Es muy especial porque indican los km que hay hacia las capitales más importantes europeas. 

14. Tomar algo en el mejor mirador de la ciudad. El UFO. En lo más alto del puente nuevo se encuentra este restaurante-observatorio. Su entrada son 6,50 euros y tendrás una panorámica de 360 grados. ¡Eso sí! si hace un día malo puede que esté cerrado por seguridad.

15. Tomarse una cerveza típica en el centro de la ciudad. La marca mas popular de cerveza es Saris. Lo cierto es que es un país con mucha cerveza artesanal propia así que déjate llevar por cualquier bar o pub del centro que lo encontraréis repleto de gente joven. Aunque no lo parezca lo que más nos gustó es que hay mucho ambiente y mucho local con rollo.

¿Dónde comer? Mejores restaurantes y locales

Barrock
Bar de comida típica, unos 6 euros de bebida más plato, un precio bastante económico para un local tan genial y bien decorado. Tiene mucho estilo, y muchos de los locales que encontraréis por El Centro os sorprenderán por su estilo más cool.

Slovak pub
Es un local más típico, de madera y bastante grande. La comida es casera y muy recomendable. Esta muy bien de precio pero el servicio es muy lento.

Mondieu
A pesar de parecer un sitio para merendar un pedazo de postre que te dejará con la boca abierta y absolutamente asombrado… también tienen carta para comer (ensaladas por 5 euros o sandwiches variados). Sin duda nosotros entramos a uno de ellos para merendar (aunque una de las cosas que no me gustaron de este sitio es que al entrar como llevábamos un carro de bebe nos decían que ocupaba mucho espacio y no podíamos estar allí) así que bueno, nos fuimos a otro que estaba la calle principal mas adelante y nos dejaron, pero no pudimos sentarnos todos juntos en una mesa. Casi es la única pega, pese al bajo y pésima atención al público, mereció la pena los postres (que tampoco es que fueran muy baratos) pero la calidad era de diez.

Street 54
Si os apetece comer una hamburguesa casera con patatas y bebida por unos 5 euros… no dudéis en ir a este sitio. ¡Brutal! el local es pequeño pero en la parte de arriba tienen mas mesas y sillas donde podréis encontrar sitio. Nos encantó tanto que si volvemos no dudaremos en ir. Podéis personalizar la hamburguesa y esta delicatessen. Esta justo en una de las calles más comerciales.
Nosotros hicimos un circuito combinado con Viena. Primero volamos a Eslovaquia porque el vuelo er muy barato hasta allí. A la llegada al aeropuerto nos fuimos a Viena (aquí podréis ver el tour de dos días por la capital Austriaca). Y finalmente pasamos dos días por Bratislava.

 

 




Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *