España

Ruta de las caras

Senderismo y diversión cerca de Madrid.

¿Alguna vez habíais oído hablar de esta ruta? Yo desafortunadamente no. Me topé con ella en internet intentando buscar actividades para ir a Cuenca de visita un par de días. La verdad es que al informarme sobre la ruta, anulé los planes que tenía previstos para ir de excursión por Cuenca y decidimos hacerla.
Se trata de una ruta circular de unos 13km para hacer senderismo. Nosotros fuimos desde primera hora de la tarde para que no nos cogiera el típico calor inhumano de media mañana. Desde la zona sur de Madrid, tardamos en coche 1.30h, y está en la localidad de Buendía (Cuenca).

Cuando llegas al pueblo te sientes un poco desubicado, porque no sabes por donde ir, y además el GPS no te indica exactamente donde empezar la ruta, por lo que tuvimos que preguntar a varias personas. En realidad es muy fácil. Hay que entrar al pueblo de Buendía. En la plaza del pueblo encontrarás un cartel en la parte de la derecha que es un plano de la ruta, si sigues la calle recta irás encontrando señalizaciones. (Te darás cuenta de que el pueblo tiene un encanto especial).

Tienes dos opciones, ir expresamente a ver las caras esculpidas en la roca con el coche (que tardas en llegar 5min y el parque es un recinto pequeño en el que ves las caras en poco tiempo y puedes también ver el embalse de Buendía) o aparcar justo donde se acaba el pueblo e iniciar la ruta andando.
Nosotros estábamos bien preparados para recorrérnosla y eso hicimos. Si eliges esta opción, no te preocupes porque por todo el recorrido te irán indicando las señales. No te asustes si andas, andas y no encuentras nada, no significa que te hayas perdido.

Mas o menos en el km 5 llegarás al mirador de la Virgen. Un sitio genial para descansar unos minutos y poder ver las impresionantes vistas al embalse. Si hace calor y os apetece mojaros, tiene como una zona de arena (como playa) en el que poder estar y refrescarse.

Seguimos nuestro camino con destino “La famosa ruta de las caras”, con ganas enormes de llegar. Más o menos se encuentran al km 9. Cuando llegues a este punto sabrás que estás cerca. La señalización bien te indica siempre el destino que quieres y los km y min que te faltan por llegar.

Una vez dentro del parque sigue las flechas en su recorrido para poder ver todas las caras esculpidas. No se te olvide hacerte una foto con la famosa calavera. Sube donde está, porque tendrás unas vistas estupendas del embalse.

De vuelta al pueblo de Buendía teníamos unos 3,8 km desde el punto de la señalización por lo que iniciamos la marcha rápidamente ya que se nos caía la tarde encima. Aún así, pudimos disfrutar de un espectacular atardecer.

Aquí os dejo el link de la página web donde encontraréis más información acerca de la ruta, y donde os podréis descargar los mapas, para poder llevarlos en el móvil.
No os olvidéis ir bien equipados:
  • Zapatillas para senderismo.
  • Ropa cómoda.
  • Una gorra para evitar la insolación.
  • Y sobre todo y lo más importante, agua, porque no hay ninguna fuente ni nada para poder beber en todo su recorrido.
La segunda vez que estuvimos, fue con nuestra hija Sia, y la verdad es que no podíamos disfrutar de esta gran ruta andando por lo que fuimos hasta el parking en coche. Hay que tener cuidado porque el camino es bastante abrupto y puede dañar los bajos de los coches. Aún así precaución y disfruta del viaje porque las vistas al campo y los embalses son excepcionales.

Una vez allí tendrás un parking para aparcar y donde podrás empezar tu ruta. Es bastante fácil y puedes hacerla sin problema con niños, de hecho… ¡Se lo pasarán en grande! Son aconsejamos llevar comida o merienda y pasar el día porque el entorno es fabuloso y disfrutaréis una barbaridad. Es como si cerrarais los ojos y os trasladarais a Tailandia. 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *