Costa Azul

Costa azul (Francia)

Guía completa para hacer un road trip por la Riviera Francesa. Conoce los lugares más bellos de la perla azul del mediterráneo. 

La costa azul, uno de los destinos vacacionales más lujosos que se pueden escoger. Sus calas caribeñas, sus extensas playas de aguas cristalinas y de piedras, la hacen sin duda un destino muy particular.

Tenía muchas ganas de conocer la llamada Riviera francesa, aunque me echaba para atrás la distancia en coche (desde Madrid 13h aproximadamente) y sus elevados precios, sobre todo en Agosto. Pero también se pueden adaptar las vacaciones al destino de cada uno.
En primer lugar, contábamos con 8 días de vacaciones de los cuales teníamos que organizar bien los sitios que nos gustarían ver y sobre todo tener en cuenta algunos consejillos. (Los cuales podéis ver en el post ya publicado. Os dejo el link)

A la hora de escoger los sitos para nuestros destinos, tuvimos en cuenta los pocos días que íbamos y que también queríamos que nos sobraran días para estar de relax; lo cuál, cogimos como único lugar de residencia Niza (nos habían hablado maravillas de la ciudad). Lo único malo, es que Niza queda muy retirado de Marsella, Nimes y St Tropez, por lo que si lo queréis visitar tendréis entre 3 y 2 horas de distancia respectivamente. Por esta razón tuvimos que sacrificarnos y dejarlo para otro momento.


Os voy a ir redactando mi viaje en base a lo que se puede hacer en cada ciudad y los días que fuimos, así os servirá un poco de ayuda para organizaros mejor.


Día 1


Madrid-Niza en coche del tirón. Solo descansábamos para echar gasolina, estirar 5 minutos las piernas y una parada técnica de 15 minutos para comer. Menos mal que se me encendió una bombilla, e hice el día anterior unos bocatas de tortilla de patatas para comer, porque llegados a la frontera la gasolinera que había en el último pueblo de España, no tenían nada de pan, y sólo tenían cuatro cosas de picoteo. Pasado la frontera las gasolineras francesas ofrecen un mayor servicio en ellas, pero solo sandwiches fríos.

El viaje fue extremadamente cansado, lo suyo hubiera sido hacer noche en mitad del camino, cosa que hicimos a la vuelta del viaje, viendo lo visto en la ida.
A la llegada al apartamento, nos costó mucho coger aparcamiento ya que hay calles de pago y otras gratuitas (pero escasas). Estábamos en el barrio “la libertad” muy bien comunicado, tranquilo, con varios supermercados y a 20 minutos a pie del centro de la ciudad y playa. En tranvía a 5 minutos.
El apartamento tenía todas las comodidades, limpio y espacioso para ser un estudio. Lo alquilamos (Agosto 2016) por una semana, a través de Airbnb por 330€.


Día 2: Niza


Al estar sumamente cansados de todo el viaje del día anterior, nos quedamos por la ciudad. La primera impresión fue de sorpresa. Me encantó, y no me decepcionó en ningún momento. Muchas veces te hablan tan bien de una ciudad que luego llegas allí y te decepciona que no te haya gustado tanto como te decían, pero no es el caso de Niza.
Se trata de una ciudad pequeña, costera, con sus aguas caribeñas, y con bastante ambiente, sobre todo en Julio y Agosto. Tiene mucho entretenimiento, pero sobre todo disfrutarás de su relax.


Alojamiento


Encontrarás infinitud de hoteles en los que hospedarte, tanto por la costa (más caros) como más adentrados en la ciudad. Pero sin duda, el número uno son los apartamentos. Si los reservas con bastante antelación te sorprenderán lo baratos que son. A mí sin duda la empresa que utilizo es Airbnb. Nuestro apartamento estaba a 15 minutos andando de la playa, mas en El Centro de la ciudad. Pequeño, tipo loft, pero bien ventilado, cómodo y precioso. Tenía todos los detalles puestos y sin duda fue un acierto porque pagamos unos 300 euros por toda la semana ¡Una ganga!
De lo contrario, si prefieres ir a todo confort y alojarte en el hotel más glamuroso del siglo XX, lo podrás hacer en el Hotel el Negresco. Aunque en Booking podréis encontrar infinitud de alojamientos adecuados a vuestras necesidades. No obstante os dejamos unos links de descuento y si lo reservas a través de ellos conseguiréis unos beneficios exclusivos:

 

Esta justo al paseo marítimo, sin duda alguna no dejes de visitarlo, porque por la noche sus luces lo hacen más grandioso todavía si cabe.


Restaurantes


Visitamos pocos restaurantes en la ciudad, debido a que pasábamos el día en las playas y al tener apartamento, nos hacíamos unos bocatas. La preciosidad de sus playas y sus calas alejadas del centro, te dan tanto relax y placer que no te apetece irte para buscar un sitio de comer. Cabe destacar que los restaurantes por la zona son muy caros, y que los menús rondan los 12-15 euros y solo con un solo plato y bebida.


Bagel Corner: Es un sitio muy normal y pequeño, con una pequeña terracita. Se encuentra en la calle principal de Niza (donde están las tiendas y al lado del mercado). Avenida Malaussena, 28. Los menús rondan los 5 y 7 euros. Dependiendo de la clase de ingredientes que le metas al Bagle. Están sumamente ricos y son muy saludables. Para los días de verano, que no apetezca comer comidas copiosas está de 10.

Attimi: Este restaurante lo descubrimos por Tripadvisor. Tenía muchos comentarios buenos. Está situado en un sitio perfecto, en la plaza Massena justo antes de bajar a la playa. Escandalosamente ideal. La comida toda mediterránea e italiana. Por si no lo sabéis la costa Francesa tiene mucha influencia italiana en su gastronomía por su cercanía al país (en tan solo 2h podéis llegar a la frontera con Italia). Tiene una media de 15-20 euros por persona. Nosotros cenamos en la terraza mirando a la plaza y fue una noche perfecta.

Mercado de las flores: A lo largo del Mercado de las flores, que se encuentra ubicado en una plaza muy hermosa podrás degustar en cualquiera de sus restaurantes de alrededores la auténtica comida francesa. Claro, que no mires los precios porque son algo caros.
Qué visitar




Que ver

Niza es una ciudad pequeña, pero preciosa, que te enamorará según la pises. En ella podrás disfrutar desde largos paseos por las kilométricas playas, visitar museos, tiendas, actividades acuáticas, hasta pasar la noche de juerga en sus famosísimas discotecas que recorren el paseo.

Paseo de los Ingleses: Se trata de el conocidísimo paseo marítimo. Y digo conocidísimo, porque como sabréis, es donde se cometieron los pasados atentados. Nosotros viajamos justo un mes después de la tragedia. Todo estaba en calma, con mucha vigilancia, pero el paseo era un absoluto silencio. A pesar de la pena que invadía poder ver ese monumento a los fallecidos a pie de playa, se contemplaban los mejores atardeceres. La gente se queda hasta muy tarde en la playa para poder relajarse y disfrutar.

Museos: Si sois de visitar museos, en la ciudad encontraréis varios museos de arte e historia. Si os dirigís al punto de información que encontraréis en cualquier lugar del centro de la ciudad os darán la información necesaria, en incluso algún descuento.


Nuestra Señora de la Asunción, o también conocida como la Notre Dame de Niza: Espectacularmente divina. La primera vez que la admiré fue de noche y te aseguro que me cautivó mucho más. Esas luces cálidas que hacen resaltar mas su belleza te dejará con la boca abierta durante varios minutos. Si tenéis la oportunidad pasar a verla por dentro, porque no tienen desperdicio. Es mucho más pequeña que la Notre Dame de París, pero si las comparas gana por diferencia la de Niza.

Plaza Massena: Conocida también como plaza de los continentes. Si os fijáis, en cada palo hay un hombre iluminado que representa cada uno de los continentes. Por la noche podréis admirar como cambian de colores. En la plaza esta la fuente……….. y un parque en un lateral donde salen chorros de agua del suelo, y los niños se vuelven locos.

 



Catedral de San Nicolás: No os la perdáis, porque es la catedral ortodoxa más grande de Europa occidental. Es asombrosa. Hay una verja pero te dejan pasar a verla sin problemas. Me dejo asombrada, porque parecía que me había teletransportado a Moscú o San Petersburgo en un momento.

Puerto marítimo: Si tenéis tiempo pasado el castillo, visitar el puerto. Se va andando y es un paseo precioso. Nosotros fuimos por la tarde al puerto, a ver los barcos y después a medida que caía la tarde e iba atardeciendo nos fuimos al castillo para ver atardecer. De verdad, precioso, romántico y sacas unas fotos de oro. La subida eran varios escalones (que en pleno verano te quiere dar algo), y el ascensor no funcionaba. Cuando estas en el mirador y te hayas echado unas fotillos, sigue subiendo hasta la colina de la fortaleza. Encontrarás unas cascadas de agua, ideales para refrescarse y sacar unas fotos estupendas. Sin duda la parte mas bonita de la ciudad con las mejores vistas que puedes obtener.


Ocio 



Nosotros fuimos de viaje de relax y romántico, por lo que no nos apetecía nada salir de fiesta por la noche. Nos apetecía más tomar un helado por el paseo. Pero si os apetece, los pubs de la playa ofrecen chillouts al atardecer y buen ambiente por la noche.  A lo largo del paseo, también vimos varias discotecas, que al parecer tendrían buena reputación porque había mucha cola en la entrada.

Playas 


En la misma ciudad, tiene una playa de unos 5km de longitud, que recorre punta a punta del paseo de los ingleses. En su gran mayoría de la costa azul, las playas son de piedras gordas, por lo que se recomienda al 100 % que lleves zapato de río para poder meterte en el mar, ya que se hace casi imposible poder darse un baño agosto con esas dimensiones de piedras que te hacen polvo los pies.
Al igual que las playas son longitudinales, te digo que el espacio para poder poner la toalla es casi imposible. A parte de que la costa azul parece Benidorm, los sitios para tumbonas, sombrillas… son muy reducidos. Así que mi recomendación es coger el transporte público o el coche y moverte a las playas de las afueras, donde te resultara más fácil, ya que hay sitios en los que no encontrarás a nadie, aunque sea pleno Agosto.

Si quieres hacer algún tipo de actividad acuática, tendrá que ser en las playas de las grandes ciudades y siempre y cuando tengas ganas de gastarte la friolera de 60 euros por 10 minutos de atracción.

Día 4: Mentón.

El propósito de nuestro viaje era recorrernos toda la parte de la Costa Azul, así que habiéndonos quedado enamorados de Niza, nos resultaba una poco difícil que algo pudiera superarla. Este pueblo lo había visto por fotos de instagramers, y me tenía loca por visitarlo. Así que nos fuimos para allá.
Niza-Menton 29km 35 min por la A8 (autopistas de peajes). Por supuesto que sino queréis pagar los 3euros que os supone el peaje podéis elegir la carretera comarcas, pero no es nada recomendable. Es de un único sentido, con muchas curvas y limitaciones, además siempre vas pisando huevos porque hay mucho tráfico, camiones… y los 35 min se pueden convertir en casi dos horas.
Cuando llegamos a Mentón, aparcamos en El Centro del pueblo (zona azul). Sus playas también eran grandes y menos masificadas que en Niza. Nos quedamos toda la mañana en la playa y disfrutando del solazo. Allí nos comimos unos bocatas y nos fuimos a visitar un poco el pueblo. Si andas por la playa como para salirte del pueblo tienes otra playa preciosa, donde podrás ver desde ella todo el pueblo en zona elevada con las casitas de colores (muy típico de la Riviera italiana).
Por el pueblo y sobre todo su calle central, encontrarás restaurantes, tiendas, souvenirs…, a nosotros se nos olvidaron las toallas y nos compramos unas muy baratas en la típica tienda de cosas de playa.
Cuando nos cansamos nos fuimos a Mónaco.

Mónaco

En este trayecto si que te recomiendo que vayas por la carretera comarcal, porque es muy poco y así podrás ver el desfiladero y una visión desde lo alto a toda la ciudad.
Mentón-Mónaco 11 km.
¿Bueno que puedo hablar de esta lujosa y espectacular ciudad? A todos nos deja atónitos cuando vamos, sobre todo el sabor de boca: querer y no poder. Allí es todo lujo, no te puedes permitir absolutamente de nada, y las tiendas son de alto nivel adquisitivo, por no hablar de los lujos de los hoteles, y de los coches de alta gama.
Lo primero que visitarás es el Gran Casino y su periferia. Si miras al mar, a la derecha verás la zona marítima, por allí entrarás por debajo de un túnel (conocido si te gusta la Formula 1). Al final del túnel hay una estatua en bronce de un coche de carreras.
A Montecarlo podrás acceder andando también. Allí el coche es mejor dejarlo en una zona azul aparcado y moverte andando. En el principado podrás ver el palacio real y sus maravillosos jardines. Todo de mirarme y no me toques.
Como caía la tarde y hacía extremadamente tanto calor, nos tomamos un refrescante granizado en el sturbucks y nos volvimos al apartamento en Niza. Sinceramente, no nos motivó mucho la ciudad, ya que solo podías ver el glamour y el poder adquisitivo de los más ricos, pero sin sacarle provecho a la ciudad.

Día 5: Cannes.

No nos podíamos ir sin visitar otra de las grandes y conocidísimas ciudades de la Riviera francesa. Cannes, como su nombre bien indica, glamour, lujo y cine. Seguro que lo conoces por los festivales de cine que se celebran en la ciudad. ¡Pues sí! En ella podrás aparcar en zona azul a lo largo del paseo marítimo sin problema, y no te preocupes porque tu coche estará bien vigilado por los gorilas que vigilan las puertas de las grandes tiendas que la recorren como Versace, Dior, Prada… si esas tiendas tan preciosas, pero tan imposibles. Nosotros tan pichi y playeros queríamos pasar el día en la playa y después irnos a ver la ciudad, pero nuestro gozo en un pozo cuando nos dimos cuenta que todas las playas eran privadas y reservadas de uso exclusivo para los hoteles. Así que menos mal que siempre llevábamos ropa en el coche, nos volvimos y nosotros, tan españoles que somos, nos cambiamos en un pis pas. Y tuvimos que cambiar el plan. Primero visitar la ciudad y luego ya irnos a un sitio de playa.
Si bajas el paseo y te diriges a la zona alta, donde apreciarás como un castillo, pasarás por el cine donde se realiza el festival. Bueno lo notarás que es eso, por su enorme alfombra roja y porque la gente esta echando fotos como loca. Pero realmente no parece un cine para el lujo que se le da (o esa fue mi sensación). Lo que mas me gustó fue subir al castillo, las calles estrechas y empedradas, con las típicas mini terracitas francesas en esas callejuelas, sus calles empedradas y esa gran visión de la ciudad cuando subes a la cima.
Si quieres optar por salir de shopping o comprar algo, la calle paralela al paseo marítimo tienes tiendas asequibles y conocidas para nosotros (Zara, h&m, zapaterías…).

Día 6: Antibes.

Sin duda otra gran elección después de Mentón. Otro pueblo sin ser explotado por los ricos (jajaja perdonar pero es mas normal y con cosas que visitar). Se trata de un pueblo medieval, donde su centro está acordonado por una gran muralla. A las afueras del pueblo tiene una gran playa de piedras que no está nada masificada. Puedes dejar el coche aparcado justo al lado de tu toalla, ya que tiene muy poco espacio. Sus aguas son tranquilas y cristalinas.
Una gran elección para pasar la mañana.
Por la tarde nos sumergimos en el pueblo, me pareció precioso. Tienen tienditas de souvenirs y además de productos y cositas artesanales. Si te apetece puedes comerte helados o creps, refrescos en las terrazas de la plaza.
Bordea su muralla, hasta encontrar estas estatuas de bronce muy famosas y el museo Dali.
Si se os hace muy de noche también hay restaurantes pequeñitos y bien de precio para poder quedarse a cenar.
Recuerda que todas las zonas de aparcamiento en la calle son de zona azul (por lo que tendréis que pagar hasta las 8 de la tarde).

Día 7: Eze.

Para concluir nuestro viaje por la Costa Azul, nos fuimos al pueblecito de Eze, uno de los pueblos más pintorescos y medievales del siglo XIV de la Riviera francesa. Se encuentra en la zona alta de las montañas, sobre un gran acantilado. El pueblo es muy pequeñito y se sitúa entre Niza y Mentón.
Os aconsejo que lo visitéis por la tarde, os toméis un refresco en una de sus terrazas.
El suelo de sus calles es de empedrado y si os apetece visitar sus maravillosos jardines están abiertos de febrero-mayo (9-18h) y de junio, septiembre y octubre (9-19h) y julio y agosto (9-20h). Su precio es de 4€, niños hasta 11 años gratis.

 

 

 

Día 8: Regreso. Andorra.

Para volver, nos hicimos una parada en mitad del camino y dormimos una noche en Andorra. Nunca había estado (Andorra es muy conocida por sus estaciones invernales de esquí), y aunque fuimos en otra temporada resultó bastante acogedora. Es muy pequeñita y se divide en dos partes Andorra la vieja y Andorra la bella. Aunque te encuentres en una de ellas se va andando porque es sumamente pequeñita.
Si os apetece hay un balneario muy conocido en El Centro de la ciudad y para los amantes de la naturaleza podéis pasear por los senderos de las montañas y disfrutar de el aire puro.
Allí encontrareis numerosas tiendas libres de impuestos, por supuesto, el alcohol y el tabaco valen muy baratos. Pero no os dejéis llevar que solo dejan sacar del país 2 botellas por persona de alcohol y 2 de tabaco. Tener en cuenta que a la salida pasáis por aduanas y es muy posible que te paren.

 

 

 

¡Nos vemos en el siguiente viaje!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *