Hoteles con encanto

Hotel Fontecruz Ávila

Si quieres conocer la ciudad de Ávila más calmado y relajado no puedes perderte el hotel Fontecruz. Ideal para desconectar y descansar en plena naturaleza.

¿Cuántas veces vamos a Ávila a pasar el día? Los que vivimos cercanos a esta preciosa ciudad es tradición visitarla al menos una vez al año, ya no solo por su belleza sino por su ambiente y su gastronomía. A nosotros nos pasaba pero jamás nos habíamos quedado a dormir y poder disfrutar así de Ávila en modo “relax”. ¡Y que gran opción!

Era el cumpleaños de Alber y tampoco teníamos muchos planes a la vista después de este verano raro pero sin parar de hacer cosas. Ya sabéis que nos comprometimos con @enfamiliaporespana para levantar este año el turismo nacional y sin duda nos hemos dado a la causa. Elegimos Ávila para pasar dos días los tres, pasear y sobre todo ver atardecer desde el mirador de los cuatro postes (cosa que no habíamos hecho nunca). Resulta muy agradable ¿Verdad?.

Pues es más aun cuando la mejor opción fue escoger el hotel Fontecruz. Se encuentra a tan solo 3 km aproximadamente del centro. Rodeado de naturaleza, campos de golf y sus instalaciones si vas en temporada de verano son ideales para un buen chapuzón. Nosotros no disfrutamos de la piscina tan magnífica que tenía porque cayeron exageradamente las temperaturas, pero nos quedamos con las ganas porque se encuentra en un ambiente con tanta paz… que te resulta muy tentador.

Teníamos una habitación triple familiar. Era ideal. No era cómo las típicas habitaciones de hoteles que dicen ser para familias y en realidad son menos de 10 metros cuadrados y no puedes ni moverte en ella. Era muy grande, espaciosa, el baño increíblemente iluminado y bonito. Todo estaba bien limpio y cumpliendo con la normativa de seguridad nacional. Nos sentimos seguros y muy a gusto. La verdad que la mejor sensación nos la llevamos por la mañana cuando nos levantamos y abrimos los enormes ventanales. Ver el campo, el sonido del agua y de los pájaros es todo una gozada. Dormimos como niños en esas camas tan confortables que te engullían hasta tal punto que parecía que estabas flotando en una nube.

Acabamos nuestra estancia con un magnifico desayuno buffet. Bien es cierto que al cambiar la normativa de seguridad sanitaria ahora el buffet no puedes levantarse cuando te apetezca y coger a tu antojo lo que creas conveniente, pero el camarero estaba a tu disposición todo el rato. Pendiente de si te faltaba algo, o si querías repetir. Muy agradable el trato pero sin llegar a ser cargante. El espacio era increíble, con vistas al jardín, tranquilo, para tener el mejor de los despertares.

Por último os contamos que este hotel tiene spa pero estaba cerrado por las medidas de seguridad. Espero que cuando vayáis podáis tenerlo abierto y terminar de disfrutar al máximo de este hotelazo de 4 estrellas.

 

Si quieres más detalles de nuestra super escapada por Avila, no os perdáis nuestro video de YouTube…

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *