Fez

Excursiones desde Fez

Descubriendo los lugares más cercanos desde Fez con las mejores excursiones de un día.

Desde luego que lo que teníamos claro desde el primer día que compramos los vuelos a Fez era también poder visitar los alrededores con alguna excursión de día.

Fez es una ciudad bastante grande, lo cual nos llevamos una gran sorpresa. Pensábamos que era más pequeña que Marrakech y que no podía ofrecernos tanto como para estar cuatro días enteros allí. Lo cierto es que es tan grande y hay tantas cosas que ver que prácticamente vendrás sin verlo todo todo. No obstante uno de esos cuatro días de nuestro maravilloso fin de semana largo lo destinamos hacer una excursión de un día que comprendiera lo más característico y bonito.

Seguramente os perguntais si vais ¿Por qué no ir a Chaouen? La verdad es que aunque en google maps la distancia es relativamente corta (unos 200 km) por esas carreteras de caminos difíciles, llenos de gente y ganado de vez en cuando y esos límites de velocidad te situarán en la gran perla azul de Marruecos en unas 4 horas aproximadamente. Así que sí vais y venís en el día os pasareis prácticamente todo el día en la carretera. Bueno seguro que no os importa pero cuándo llevas a una niña de dos años… 8h en total en un coche puede resultar pesado.

Por esta sencilla razón elegimos visitar Volubilis, Mulay Idrís y Meknes. ¡Todo un acierto! Pasamos un día genial, divertido, conocimos las grandes ruinas romanas de Volubilis y los otros pueblos que realmente enamoran. Sinceramente al ir con una excursión no disponíamos del tiempo de ocio y disfrute personal para poder haber fotografiado un poco más estos preciosos y extraordinarios pueblos marroquíes pero también es cierto que ir con un coche de alquiler por allí es una aventura complicada. Los carteles son imposibles de entender, el GPS te pierde por los caminos y se pierde más tiempo del que se considera previamente.

Nosotros elegimos siempre civitatis para hacer estas excursiones. Tienen unos precios bastante competitivos y siempre responden. Os dejamos por supuesto el enlace para que podáis hacer vuestra reserva. ¡Ah! Y también tienen free tours por Fez, así que podréis conocer todos los secretos mejor guardados de la ciudad, rincones preciosos, las mejores fuentes y perspectivas… y sobre todo situaros de la mejor manera posible dentro de la laberíntica Medina.

Volubilis

Fue nuestra primera parada. Quedamos a las 9:00 de la mañana por lo que nos dio tiempo hacer un poco de desayuno en el hotel para coger fuerzas y empezar el día. Fuimos al punto de encuentro donde nos montamos en ese microbus para hacer la excursion en grupo. Fuimos con mis padres y unos amigos de ellos así que ya éramos unos cuantos.

Desde Fez a Volubilis tardamos más o menos unas dos horas. Las carreteras como decíamos antes eran unos caminos de piedras y otras veces como carreteras terciarias aquí en España. La verdad es que si tuvieran unas mejores infraestructuras no se tardaría tanto porque realmente las distancias son cortas.

Cuando llegamos a las ruinas, desde lejos se veían precioso. Parecía la misma Acrópolis de Atenas. Espectacular. Lo primero que tienes que hacer es comprar la entrada. Son 70 Dirhams. Y los menores de 12 años 30 Dirhams. También puedes adquirir una guía local por un poco más de dinero, pero nosotros preferimos hacerlo nosotros mismos.

Este centro arqueológico y cultural romano fue Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO en 1997. Y son las ruinas romanas mejor conservadas de todo Marruecos. Las excavaciones muestran que los primeros habitantes fueron los Cartagineses (si esos que empezaron conquistando España. Empezaron por Cartago, la actual Cartagena, y si visitáis esta preciosa ciudad del Mediterráneo encontraréis también bastantes restos de todos los primeros conquistadores).

Se concentraban aquí un gran numero de población dedicada al cultivo del trigo. Con el paso del tiempo, más o menos alrededor del siglo VIII, Idrís I hizo de Volubilis su refugio. 

Dentro de este complejo podemos ser el arco de la Caracalla. Un montón de mosaicos por el suelo y hasta un foro romano muy bien conservado.

Mulay Idrís

Se trata de un pueblito precioso y muy colorido entre dos ciudades imperiales marroquíes: Meknes y Fez. Actualmente mantiene una conservación autóctona y en muy buen estado. Es un pueblo bastante tradicional con sus creencias religiosas. Lo mejor de todo es llegar, aparcar y perderse un poco por sus estrechas callejuelas, sus fantásticas paredes de colores y sus laberínticos caminos.

Nos resultó bastante diferente en comparación con Fez, por ejemplo. Es más pequeño pero nos recordó un poco a una mezcla más Andalusí, por sus casas bajas y blancas.

Toda esta gran conversación se debe a que se consideró ciudad Santa. Detrás de la Median podemos encontrar el mausoleo del gran fundador Idrís I (pero no dejan entrar a los no musulmanes). Desde luego que nos encantaría destriparos mucho más pero nos encantaría que realizarás vosotros mismos está excursión y lo descubráis porque la historia es muy interesante.

Como ya os hemos contado antes, si no hubiéramos ido con una excursión contratada nos hubiéramos perdido más por este maravilloso pueblo. Es que no se porque pero me encantó desde el primer paso que dimos. Tiene una esencia increíble y unos miradores fascinantes que solo puedes descubrir a pie y perdiéndote.

Meknes

A la llegada de Meknes se nos hizo bastante tarde y lo primero que hicimos fue ir a comer a la parte antigua de la ciudad. El chico nos recomendó un restaurante pero sinceramente no había nadie y la comida era bastante cara. Así que nos pusimos a dar un paseo y poco encontramos (en la zona donde estábamos para comer), que era dónde la prisión de Qara. Finalmente nos convenció un restaurante que tenía azotea y al subir nos encontramos bastante gente, entre ellos, unos españoles que nos dijeron que se comía bastante bien, rico y casero. El sitio la verdad es que merecía las vistas. Estábamos en primera línea de la cárcel subterránea ¡Si como lo escucháis! Menudo agobio estar allí y tenían unos huecos en el suelo que eran fotos de luz y respiraderos. Absolutamente impactante teniendo en cuenta la situación tan favorable de las cárceles españolas.

Actualmente se puede visitar una parte de la cárcel por 10 Dirhams. A penas un euro. Lo que pasa es que no nos entusiasmaba nada la idea de visitar tan tétrico sitio. ¡Eso sí! Con mucha historia para la ciudad imperial de Meknes.

El restaurante que os contamos se llama Salma. Y ofrece a un buen precio comida marroquí casera, muy rica. Pedimos un poco de todo, nos pusimos las botas y recargamos pilas porque estábamos cansados después de una mañana tan movida y ajetreada por la excursion.

Meknes, también conocida como Mequínez por una antigua tribu beréber, es una de las cuatro ciudades imperiales de Marruecos y está situada estratégicamente en el centro-Norte del País. Está perfectamente comunicada por Tren, carreteras o por su proximidad a la costa, además es inmensa de grande y su bullicio recuerda mucho a Marrakech. La verdad es que la mejor manera de moverse por la ciudad y no morir en el intento es con un guía (en nuestro caso con el guía de nuestra excursión). Estuvimos por el centro de la Medina dando un paseo y por la parte Del Río y la fortificación. Después de un largo día decidimos regresar ya que no queríamos que se nos hiciera demasiado tarde la vuelta en coche.

 

 

¿Qué ver en Meknes?

  • El mausoleo de Mulay Ismail.
  • Mezquita Nejjarine del siglo XX.
  • La gran Mezquita del siglo XI creada por lo almorávides.
  • Mezquita Jamai Roua.
  • Mausoleo Sheikh.
  • Las madrasas.
  • El palacio de Dar El Makhzen.

Sinceramente si vais con la excursión veréis casi todo a modo resumen.

 

 

 

 

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *