Budapest

Guía completa de Budapest

Si quieres descubrir Budapest apúntate nuestra guía completa: 72 horas en la capital húngara.

Sin lugar a dudas Budapest es una gran ciudad para pasar perfectamente 3 días. ¿Cuál es la mejor época para visitarla? Podríamos deciros que cada estación tiene su lado mágico. Es cierto que en invierno hace muchísimo frío y las horas de luz son inferiores que a las del verano. Pero en invierno ir a los balnearios para escapar de esa humedad que te da el Danubio y tomarse un chocolate caliente en el mítico café de Nueva York es sensacional. Los mercadillos navideños en la ciudad también son característicos por su belleza.

Aunque en verano los planes no cesan… porque podrás disfrutar de paseos en barco por el río al atardecer, pasear tranquilamente por sus calles, fotografiarlas sin que se te congele la mano y subir a las azoteas más bonitas de la ciudad para tener otra perspectiva. Además en el famoso balneario de Széchenyi podrás disfrutar de un día en tumbona y de los spas de su interior para alejarte del calor de la ciudad. No es especialmente calurosa (salvo que venga alguna ola de estas del desierto que cubren toda Europa). La temperatura media son 25-28 grados y es perfecta.

Esta última vez la visitamos en verano y nos regaló momentos dignos para recordar siempre. ¿Queréis que os contemos más?

Dónde alojarse

Os dejamos un post exclusivo de donde podéis alojaros. A nosotros nos encantó y la verdad es que es todo un acierto. Las habitaciones grandes, espaciosas, cómodas y sin nada de ruidos. Muy cercano al centro y sobre todo de la zona de ocio de la ciudad. Hay parada de metro y tram a unos 200 metros y es recomendable al 100%. Se llama Up hotel Budapest.

Transporte

Desde el aeropuerto tienes un autobús que es la opción más económica de llegar al centro. Es el E100 tardan unos 30 minutos y pasan cada 15. Justo saliendo por la parada de autobuses te encontrarás máquinas en muchos idiomas para comprar los billetes y son aproximadamente 3€.

Qué ver y qué hacer

Sin duda la ciudad está repleta de historia, monumentos y esculturas. Te embriagará su belleza, sus calles empedradas y su toque de ciudad antigua del este europeo. Aquí os dejamos varios post que pueden resultaros útiles a la hora de hacer vuestra guía. Nosotros visitamos la ciudad en tres días completos (sin contar el día de vuelta) y creemos que menos días no es recomendado puesto que te dejarás en el tintero varios lugares.

Ademas si eres fan de los free tours, os lo recomendamos también. Es una ciudad para conocerla desde sus antepasados, como se creó y cómo ha ido evolucionando hasta como la conocemos hoy día. El país en general fue azotado por el nazismo y sin duda alguna conocer todos los detalles te harán que tu percepción de la ciudad sea aun más positiva.

Cómo nos encanta recomendar cosas que nosotros hacemos, os dejamos la página de Civitatis para que reservéis desde ahí. Tenéis varios tours gratuitos por la ciudad, el de misterios y leyendas y el paseo en barco.

Dónde comer

Este es nuestro apartado favorito. No hacemos una guía para visitar la ciudad sin previamente haber estudiado la gastronomía y los lugares de ocio y disfrute. Así que os dejamos nuestros sitios recomendados para desayunar, comer, merendar o cenar, así como algunas azoteas imperdibles con las mejores vistas de Budapest. ¡Qué no se te escape nada! Porque hay algún que otro sitio bueno, bonito y barato para enamorarte mil veces.

 

Día 1

  • Llegada a la ciudad y al hotel.
  • Tomate la tarde libre para pasear y hacer una toma de contacto con la ciudad. Te recomendamos que vayas al puente de la libertad, es muy buena zona y tienen mucho ambiente las calles hasta llegar a él.
  • Cena en «Gozsdu udvar» un pasillo secreto lleno de bares, restaurantes, locales y zonas de ocio. Tiene un ambientazo que alucinas y es un acierto seguro.

Día 2

  • Iremos a la parte de Buda, desde el castillo hasta el bastión de los pescadores y la basílica de San Esteban. Puedes subir en el teleférico por 4€ y bajar por un ascensor gratuito un poquito más adelante del bastión.
  • Si madrugas lo tendrás vacío y la zona merece mucho la pena.
  • Según bajamos hacia el río observaremos desde el otro lado el parlamento y buscaremos las mini esculturas.
  • Podemos coger el tranvía y acercarnos hasta el puente verde, conde comeremos comida local, tradicional y muy barata en el mercado central.
  • Aprovecharemos para cruzar y ver la iglesia en la roca y el gran hotel Gellert (donde se encuentra uno de los famosos spas de la ciudad). Subir a la parte alta De la Iglesia (entrada) tiene un mirador tremendo.
  • Merienda en el Café Nueva York. No es tan caro como parece y es de obligada parada. Además en frente de él encontrarás una de las mini esculturas más famosas de la ciudad con una leyenda del café.
  • Pasea por el centro, tomate algo en los Ruin Bars tan famosos y cena en Karavan Food Street, un patio muy alternativo con muchos food trucks y ambiente juvenil.

Día 3

  • Desayuna bien en el hotel (si es que te entra desayuno) y prepárate para hacer una mañana de spa relajante. Te recomendamos Széchenyi (es uno de mis favoritos).
  • Come cerca del hotel y échate un poco la siesta porque después del spa no te apetecerá más que seguir en modo zen.
  • Merienda en uno de los sitios más cuquis e instagrameables de la ciudad. Se llama «Vintage Gargen» y aunque sea un pelín caro merece mucho la pena. Nos encantó y el decorado es lo más.
  • Por la tarde acércate a la catedral, los famosos zapatos del Danubio y el parlamento.
  • Da unos últimos coletazos a la ciudad y cena en un sitio mágico y romántico como Twenty Six. Está genial de precio y es un oasis escondido.

Si te falta algo de información no dudes en dejarnos un comentario o escribirnos por redes sociales. ¡Encantados estamos de poder ayudaros con vuestra guía a una de las ciudades europeas más bellas!

 

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.