Londres

Descubre Londres con niños

Londres es una capital muy cosmopolita e histórica por eso te damos unos buenos consejos para descubrirla en 5 días con niños.

¡Si te has perdido nuestro artículo para la revista VIV! ahora te traemos el post completo en nuestro blog. Aunque sin duda os recomendamos mucho que os la descarguéis porque tiene artículos muy interesantes de otros viajeros de todas las partes del mundo, además de consejos y recomendaciones.

“Tan solo las cuatro de la mañana cuando sonó el despertador para poner rumbo a Londres; la ciudad más cosmopolita de todas las ciudades europeas. Esa ciudad que todo estudiante sueña con ir para perfeccionar su ingles o jugar a emanciparse. Pero… ¿Es Londres un destino para ir con niños? Sin duda alguna esta ciudad no es solo ocio y disfrute para los más mayores también resulta un destino muy atractivo para ir con niños. Sus enormes parques, sus museos de ciencia e historia o incluso la guardia real a caballo les encanta.

Evidentemente hacer las maletas y coger un avión cuando se tienen niños asusta pero si se empieza con ciudades cercanas y con mucha oferta de ocio puede convertirse en un super planazo para todos. Nosotros somos una familia muy viajera. Ya lo éramos antes de tener a nuestra hija, Sia. Cuando nos conocimos teníamos claro lo que queríamos hacer: Recorrer el mundo juntos, pero por el camino vino ella, sin avisar y dándonos una inmensa sorpresa. La familia nos decía que teníamos que sentar la cabeza, ahorrar y darle un porvenir a la niña. ¡En definitiva! Teníamos que madurar. Pero… ¿acaso seguir cumpliendo nuestro sueño suponía no ser responsables y madurar como padres? ¡La respuesta es no! La gente esta muy equivocada y por supuesto que cuando se es padre primerizo la idea asusta y más si quieres aventurarte a seguir viajando. Si te paras a pensar, esta prehistórica idea o consejo que te suelen dar no va acorde con el siglo en el que vivimos. Afortunadamente los años pasan, la vida avanza y todos los países están adaptados a todas las necesidades. ¡Recapacita! En todos los países del mundo nacen y crecen niños, hay médicos, supermercados, farmacias… por lo tanto no hay de que preocuparnos. Solo hay que estar dispuestos a dar la vuelta al mundo en familia, pasito a pasito. La primera vez que viajen se sentirán algo nerviosos, intranquilos de no saber que pasará, si se desenvolverá todo correctamente como lo habían planeado, si podrán seguir toda la guía y actividades o si tendrán algún contratiempo. Lo cierto es que eso nunca lo vamos a poder saber. Solo hay que quitarse el miedo de encima y dejarse llevar. ¿Sabéis cuales son los beneficios de entrar en esta gran aventura? Pasareis más tiempo en familia, algo que esta sobrevalorado hoy día. Los trabajos nos atan, llegamos a las mil de la noche a casa, los niños están preparados para ducharse, cenar e irse a la cama. Apenas somos capaces de sacar media hora para preguntarles que tal ha ido el día en el colegio. Cero comunicación, porque estamos saturados, cansados y solo pensamos en llegar a casa, acostar a los niños y sentarnos tranquilamente en el sofá mientras cenamos viendo la televisión. Los niños exigen más atención y más comunicación y nosotros poco a poco caemos en una monotonía absurda que con el paso del tiempo pasará factura tanto en la relación de pareja como en la relación con nuestros descendientes.

Otro de los factores positivos es el fomento de la comunicación. Saber expresarnos entre nosotros supone un reto. Esa falta de tiempo hace que ellos no nos cuenten que les pasa por esa cabecita, que les suscita o motiva, que les apetece hacer, como se sienten y… en un futuro no habrá confianza. Y por último, viajar proporciona una sabiduría extra que no aparece en los libros de texto del colegio. Viajando aprendes muchos valores como el respeto por el medio ambiente, por las diferentes culturas, aprendes a valorar lo que otros tienen o les falta, sus costumbres, tradiciones o incluso su religión. Conocer y respetar, esos dos verbos que hoy día parecen haberse difuminado del diccionario. Por estas razones permanecemos en este barco, remando de un lugar a otro, con ganas de llegar lo más lejos posible. ¡Eso sí! Siempre unidos, porque en cada parada que hacemos sumamos aventuras, experiencias, anécdotas y sobre todo felicidad.

Por eso el pasado mes de Junio paramos nuestro barco en Inglaterra, para descubrir Londres. Nosotros ya habíamos estado, pero como ya os hemos contado antes… nuestro deseo es conquistarlo juntos. Así que quisimos volver para ver la ciudad desde otro punto de vista. Evidentemente cuando viajas con niños no ves la ciudad como cuando vas solo, en pareja o con amigos. Tu tiempo es más limitado, tienes que seguir una serie de horarios para comer, incluso el salir de fiesta tiene que ser substituido por planes más divertidos aptos para menores. Cosa que a nosotros no nos supone ningún problema porque intentamos adaptar el viaje acorde a todos los gustos y preferencias de cada uno. Combinamos turismo con actividades, comida sana con paseos por los parques, incluso tomar un café para descansar con una visita a una tienda de dulces. ¡Esto si es adaptar los planes! Por eso hemos elaborado una guía para ver Londres sin perdernos ningún detalle y consiguiendo que todos disfrutemos como nos merecemos.  ¿Te apuntas?

Consejos antes de viajar a Londres

Inglaterra como ya hemos sabemos todos es un país magnífico pero si queremos viajar hasta él es mejor tener en cuenta una serie de consejos previos para facilitarnos un poco mas las cosas:

  • En primer lugar el país no atraviesa su mejor momento en cuanto a política se refiere. El Reino Unido se ha manchado de una marca llamada Brextit, la cual es una lucha para salir de la Unión Europea. Por estas razones y con fecha límite de su salida el próximo mes de Octubre, los viajeros que quieran visitar este país tanto si eres ciudadano de la Unión Europea como sino, tendrán que llevar obligatoriamente un pasaporte, y seguramente que un visado en rigor. Pero estas condiciones están aún por ver hasta la fecha indicada.
  • Su moneda, la libra. Aunque pertenecen a la Unión Europea, Reino Unido nunca entró en la Unión Monetaria, por lo que tienen su propia moneda, llamada Libra. Su moneda tiene gran valor y es una de las mas fuertes a nivel mundial por lo que seguramente al hacer el cambio pierdas dinero. A la hora de cambiar la divisa, sale mucho mejor que lo cambies en el centro de Londres, como por ejemplo estancos, salidas de metro o en mercadillos tipo Covent Garden, donde no te cobraran comisión y el cambio es mucho mas rentable. De lo contrario si lo haces en el aeropuerto te cobraran una comisión por el cambio y el precio de la libra es aun mas elevado. ¡Una estafa!
  • Otro de los consejos es utilizar aplicaciones para el móvil que te permitan situarte en la ciudad sin necesidad de usar los datos del teléfono. Con esto ahorraremos nuestros megas o conseguiremos ubicarnos sin contratar internet roaming. Una de las aplicaciones que solemos usar es maps.me. Es gratuita, cuando estas conectado con tus datos o wifi te descargas el mapa de la ciudad que quieres visitar y ¡Listo! Funciona de maravilla y tiene función GPS, por lo que te moverás por la ciudad como un ciudadano de primera.
  • Hablemos de los seguros de viaje. Cuando vas con niños la mejor opción sin duda es contratar un seguro de viaje que sea fiable y te de la confianza y la garantía de que tu viaje marchará sobre ruedas. Evidentemente cuando viajamos solos, en pareja o con amigos, prescindimos de este tipo de ventajas, nos la podemos jugar pero… cuando uno tiene hijos no sabe lo que puede ocurrir y es mejor sentirse cómodo y viajar a gusto. Estos seguros de viaje no solo cubren la asistencia sanitaria sino que también proporcionan el bienestar nuestro si nos rompen o pierden la maleta, nos cancelan el vuelo o surge alguna que otra incidencia que no esta dentro de nuestros planes habituales. Nosotros siempre escogemos Alliance Assistance, una compañía con muchos años de experiencia y a la altura de cualquier imprevisto. ¡Porque es mejor pagar un poquito más y sentirse seguro! Ademas con nuestro código descuento: ENMISPIES10, tendréis un 10% de descuento en vuestra próxima reserva.

  • Consejo número cinco; los enchufes en este país son distintos. Se trata de conectores trifásicos. Lo más recomendable si viajas más de un miembro y tenéis que enchufar varios dispositivos móviles, cámaras de fotos, tablets… es comprar un adaptador especial para Inglaterra y llevar una regleta donde podréis enchufar varios aparatos a la vez.
  • El tiempo. Es sin duda algo que siempre miramos varias veces antes de ir de viaje algún lugar, da igual donde vayamos, pero nos gusta saber que tiempo va hacer para elegir la ropa adecuada a las condiciones meteorológicas. ¡Pues bien! Londres puede hacer un sol increíble con una temperatura muy agradable en los meses de verano, pero de repente nublarse y hacer bastante frío; por lo que recomendamos siempre llevar algo de cada temporada y así evitar tener que ir a una tienda a comprar algo de abrigo. Aunque si os encontráis con este contratiempo no tengáis problemas porque allí las tiendas suelen tener buenos precios y rebajas casi todo el año, incluso grandes cadenas comerciales como Primark, ofrecen unos precios escandalosamente bajos.
  • El agua es otro punto muy importante a tener en cuenta. Es potable el agua en la capital. Pero nosotros siempre compramos agua natural embotellada por si nos sienta mal el cambio de agua. Nunca esta de mas prevenir una gastrointeritis por el agua y más cuando se tienen niños.
  • Y por último si estáis pensando en alquilar un coche, hay que tener en cuenta que la circulación por ella es caótica. Ademas atravesar el centro de la ciudad tiene un elevado coste que tendrán que pagar atreves de la web de trafico. Si alquiláis un vehículo para moverse por las inmediaciones o hacer alguna que otra visita como Oxford o Cambridge, comprobar primero que os sale mas económico que ir en tren. Recordar que la circulación en este país es al revés y tendrás que cambiar las marchas con la mano izquierda, así como circular por la izquierda incluso al tomar una rotonda. Algo bastante confuso y difícil cuando no se está acostumbrado.

Aeropuertos 

No te lo vas a creer pero esta majestuosa ciudad cuenta con cinco aeropuertos: Heathrow, Luton, London City, Stansted y Gatwik, siendo el de Heathow, el mas transitado a nivel mundial y el más próximo al centro.

Cualquiera de ellos esta bien conectado con una red de autobuses express, taxi, Uber o los más próximos e importantes como Heathrow, Gatwich o City con trenes cada pocos minutos, los cuales son la mejor opción ya que evitarás el terrible y caótico trafico londinense, además de ser la opción más económica.

Dónde alojarse

La capital inglesa es bastante cara en general y el alojamiento es uno de los puntos a tener en cuenta. Podemos optar por tres tipos de alojamientos: los famosísimos B&B (bed and breakfast), un hotel o un apartamento. Los B&B son más económicos pero suelen ser habitaciones compartidas con estudiantes y gente mochilera. Suelen estar muy bien, conoces a mucha gente y puedes compartir experiencias. Lo cierto es que supone una desventaja al ir con niños, ya que no vas a alojarte en una habitación compartida. No es que no se quiera molestar ni que nos molesten pero los niños también necesitan su espacio y su tiempo de descanso. La opción del hotel esta genial, es la más cómoda, pero suele ser la mas cara. Los hoteles en esta ciudad son muy caros, y si pagamos algo económico las condiciones que ofrecen no son muy buenas y muy recomendables. Por lo que el apartamento es sin duda es nuestra elección por excelencia. Lo ideal es hospedarse en la zona centro (zonas 1 y 2) pero eso supone un incremento para nuestros bolsillos y más si somos mas de dos miembros. Esta ultima vez nos hospedamos a las afueras, en un pueblo bastante agradable y en el que podíamos llegar a través de la red ferroviaria. El apartamento estaba a tan solo 5 minutos del tren, el cual tardaba 20 minutos en llegar a London Bridge; una de las zonas turísticas por excelencia y dentro de la zona central. A partir de ahí nos movíamos con el metro o autobuses. El apartamento era sencillo, tres habitaciones, un salón, un baño y una cocina. Lo ideal para llegar a el después de un largo día, poderse duchar, descansar a gusto, hacer la cena y dormir sin el ruido del tráfico y el jaleo de la gente. Otra de las ventajas aquel tiene estar alojados en un apartamento es que se tiene mucho mas espacio que una habitación de hotel, mas intimidad para los padres (al tener otras habitaciones) y que podemos realizar comidas o el desayuno en el. Os dejamos unos descuentos para vuestras próximas reservas.

Cómo moverse 

Otro de los puntos por lo que se conoce a esta ciudad como cara es por su transporte. ¡Es carísimo! En tan solo cinco días nos hemos dejado más dinero en viajar que en comer. Evidentemente el hecho de hospedarse más lejos del centro supone un gasto mas en transporte, pero aún así compensaba.

Lo primero que hay que saber es que hay dos precios para los billetes (peak o peak off: hora punta o fuera de hora punta). Por supuesto, que si viajas en hora punta el precio del billete llega hasta duplicar su precio dependiendo de la zona. La hora punta oscila entre las 6 y 9 de la mañana y por la tarde entre las 4 y las 7. Como no vamos a estar mirando la hora para salir de viaje lo ideal es coger una Oyster Card. Es la tarjeta de transporte azul que todo el mundo conoce. Vale cinco libras pero te las devolverán el ultimo día de tu estancia allí de una manera fácil y sencilla. Metes la tarjeta en la maquina y le pulsas a devolver. Entonces te devolverán el dinero de la tarjeta y si te queda algo de dinero que hayas ingresado durante tu estancia. A medida que vas viajando el dinero que has introducido en ella se va gastando dependiendo del precio del billete. Tu la vas recargando acorde a tus necesidades.

Otra opción es la Travel Card. Esta tarjeta si que funciona como abono transporte pero a menos que estés en la ciudad un mínimo de siete días no merece la pena. Para conseguirla tienes que ir a alguna taquilla de la red de cercanías y además aportar una foto tamaño carnet.

Pero como todo… siempre hay unas ventajas y unas desventajas. Lo bueno es que los niños menores de once años siempre que vayan acompañados de un adulto el transporte es gratuito. Lo malo es que no todas las estaciones de trenes y metro están adaptadas para personas con movilidad reducida. Esto quiere decir que no tienen ascensores para poder subir sillas de bebe; algo que nos parece francamente un atraso, para una ciudad tan actual y cosmopolita como Londres.

Lo más recomendable para viajar por el centro son sus famosísimos autobuses de color rojo. Suponen un gran atractivo para los más peques, sobre todo los que tienen dos alturas. Subirse a uno de ellos, en la parte de arriba y dar un paseo por la ciudad te permitirán un descanso para tus piernas y una diversión asegurada.

Qué comer 

Para nosotros el punto de mayor importancia cuando viajamos y del que nos informamos bastante bien antes de salir a la nueva aventura.

Nos gusta comer bien, sano y equilibrado. Evidentemente nos damos algún capricho gastronómico o tomamos algo de comida rápida para llevar, algo bastante frecuente en Inglaterra. Si observas el horario es bastante dispar al nuestro. Esto se debe a que el ritmo laboral va acorde a las horas solares (algo muy común en los países del norte de Europa). Amanece muy temprano, alrededor de las 5 de la mañana. A esa hora Londres ya es un completo caos de gente cogiendo el transporte público para irse a trabajar, restaurantes llenos de gente que compran el desayuno para llevar, incluso el tráfico ya es un colapso a estas horas. A media mañana (sobre las 12) tienen un pequeño descanso en el trabajo, el cual aprovechan para bajar a las cadenas de comida para llevar y se compran el típico sandwich gourmet o un trozo de pizza; esa es en definitiva la comida que hacen. A la salida del trabajo les encanta quedarse de afterwork, y tomarse unas pintas con los compañeros antes de volver a casa pronto y cenar sobre las 6 o las 7 de la tarde, hora la cual nosotros solemos merendar o tomar un tentempié.

Pero bueno aparte de sus costumbres y tradiciones con respecto a los horarios y las comidas se refiere, nosotros seguimos nuestro ritmo y nuestros horarios. Aunque también tenemos que reconocerles que cogimos alguna que otra tradición, como la de comprar comida para llevar, comérnosla en algún parque o probar alguno de esos desayunos tan famosos y contundentes que se toman. Sin duda adaptarnos a lo que vemos hacer a los ciudadanos del lugar que visitamos resulta un atractivo asombroso para los niños ya que salen de la rutina y no tienen que comer un puré o comida que no les gusta. Aún así, tenemos que contarles que no es un país donde se les reconozca por su buena cocina, por lo que la opción de hospedarse en un apartamento resulta inmejorable para poder comprar algo de desayuno equilibrado, unas piezas de fruta y cena apta para niños. El apartamento facilita algo más la estancia allí sino quieres morir en el intento y prefieres sobrevivir a toda esa comida copiosa. Aún así a la hora de la comida siempre nos surgían los mismos interrogantes ¿Qué elegimos hoy? ¿Qué le damos de comer a la niña? A pesar de que ella puede comer de todo; el estómago de un niño pequeño no esta adaptado para comer info días pizzas y hamburguesas; con lo cual, íbamos variando un poco. Un par de días entramos en un pub inglés a tomarnos unas pintas mientras le calentamos un potito y se lo comió tranquilamente. Otros días cogíamos el típico sandwich de autor, esos que te venden en las cadenas de comida para llevar como Pret a manger, eat… aunque tenemos que confesarles que los que venden en los supermercados como Marc & Spencer o Tesco están igual de ricos y tienen una oferta bastante competitiva a los otros. Y otros días visitábamos algún mercadillo como Candem o Covent y comíamos por allí algo de comida asiática para llevar.

12 planazos para visitar la ciudad con niños 

Si tus hijos o hijas no están acostumbrados a viajar y tienen una edad bastante elevada probablemente se sientan aburridos al emprender esta aventura de la mano de los padres. ¡No os preocupéis! Es algo bastante habitual, lo mejor es hacer planes adaptados para todos, y si elegimos ir a tomar café compensarlo con la visita a una tienda de juegos o chuchas después, si hacemos una excursión o actividad para adultos, después hacer algo divertido para niños, así les mantendremos enganchados y con ganas de conocer el nuevo lugar. De lo contrario, si desde que nace está habituado a viajar, conocer mundo… lo tendrás bastante más fácil. ¡Es todo un reto para los padres! Pero Sia empezó a volar con dos meses de edad. Ahora tiene dos años y está encantada cada vez que le decimos que vamos al aeropuerto. Se pone super contenta y entusiasmada. Es capaz de recorrer un país en 15 días sin necesidad de cansarse, ponerse terca o llorar porque tiene hambre o se aburre. Recordar que los niños son los que se tienen que adaptar a nosotros y no nosotros a ellos. Este gran consejo os ayudará muchísimo a la hora de hacerles valorar un viaje. Nosotros solemos hacer todo tipo de actividades, le dejamos algo de tiempo para jugar, entretenerse, si está muy cansada y quiere dormir nos sentamos un rato a descansar mientras nos tomamos un café o incluso si hacemos viajes largos en tren o coche llevamos la tablet con dibujos para que no se aburra durante el trayecto. Son consejos básicos que iréis cogiendo con la practica.

Sin irnos por las ramas os dejamos un plan de 12 actividades para conocer Londres con ellos y no morir en el intento:

  1. Hacer un free tour es siempre nuestra recomendación estrella. Allá donde vayamos buscamos esos recorridos de 2 horas aproximadamente donde te hacen un viaje por la ciudad contando lo más importante, anécdotas, datos históricos y sobre todo te hacen pasar un rato bastante agradable. Para los que no los conozcan, son actividades gratuitas donde al final de la visita se da una propia según te haya parecido.
  2. Londres es una ciudad maravillosa, bastante grande y posee una cantidad de parques increíbles. Pasear por ellos es una maravilla, sobre todo si hace buen tiempo. Tienen lagos con patos, barcas, hamacas para descansar y sobre todo puedes encontrar ardillas. Supone un centro de atención turístico muy importante sobre todo cuando pasas allí un rato y paras a comer. Sia lo pasó en grande, corrió por todos los rincones, dio de comer pan a los patos y palomas e intentaba coger las ardillas que correteaban sin parar y se subían a los arboles. Fue una de las paradas que mas le gustaron. El parque más grande y conocido es Hyde Park. Si viajas en temporada de invierno montan el famosísimo WinterWonderland, un área recreativa de mercadillos navideños y atracciones muy aptos para la diversión, donde no solo ellos son los protagonistas, sino que los mas mayores también disfrutamos mucho. Contiguo a Hyde Park, encontramos Green Park y Saint Jaimes Park, dos parques mas pequeños que el primero y que bordean al famosísimo palacio real. Pasear por todos ellos, porque cada rincón ofrece unas vistas increíbles a varios puntos de la ciudad, y aunque no lo creáis se sacan unas fotos inmejorables.
  3. Ya que estamos por la inmediaciones del gran Palacio de Buckingham debemos dedicarle un tiempo para ver el famoso cambio de guardia real. Esta ceremonia comienza sobre las 11 de la mañana cada dos días y dura aproximadamente media hora. Lo mejor es informarse en la pagina web británica para asegurarnos que días dentro de tu estancia se hará. Es un acto muy bonito porque la guardia real sale de las caballerizas del parque de Saint Jaimes y desfila hasta el palacio, donde se hará el relevo. Lo mejor es ir con tiempo porque siempre está lleno de gente y sino los más pequeños no tendrán una buena visualización del evento.
  4. Visitar Picadilly Circus les encanta, no solo por su gigante pantalla de televisión publicitaria sino porque es una plaza central, en ella se concentran un montón de gente, y el transito es igual que si estuvieras en la Gran Manzana de Nueva York. Les encanta, parecen sentirse como en una película o serie, además tienen mucha animación por la gente que se pone a cantar o bailar para sacar algo de dinero. Si nos movemos por una de sus calles llegaremos al Soho y China Town. El ambiente y la decoración son inmejorables y sin duda les mantendremos bastante atentos con esta gran atracción visual.
  5. Visitar algún museo es una actividad obligatoria. Sobre todo resulta un planazo inmejorable si el tiempo es lluvioso o hace bastante frío para rondar por las calles. El museo de la Ciencia es uno de los más imprescindibles, su visita es muy interactiva y aprenden bastante cosas mientras se divierten con las actividades que ofrece. Uno que nos encantó mucho a nosotros y sorprendió mas a Sia es el de Historia Natural. Ver ese enorme esqueleto de dinosaurio en la entrada hace que los niños se queden con la boca abierta y tengan ganas de descubrir muchas mas clases de dinosaurios. El más conocido es el British Museo, quizá su visita esté mas ambientada a los adultos por esconder joyas tan impecables como la piedra roseta o la mayor colección de tesoros de la época egipcia. Aun así les gusta poder ver como hacían las momias y cuales son los utensilios que tenían en aquella época. El fantástico Madame Tussauds, el gran museo de cera, donde encontrarán figuras tan conocidas a nivel mundial como futbolistas, actores, inventores… en este si que si se lo pasan de lujo y el poder hacerse innumerables fotos con ellos les hace pasar uno de los mejores ratos. Después podemos seguir con esta temática y visitar el London Docklands. Es uno de los museos más ambientado para visitar en familia porque tienen muchísimas galerías interactivas. Y por útimo si ves que se lo están pasando en grande y quieren seguir descubriendo museos podemos llevarles al HMS Belfast, para ver en primera persona como funcionaban los búnkers en la época de la guerra; algo que fascina mucho. El precio de las entradas varia en función del museo, pero es mejor que se informen antes de ir porque algunos ofrecen precios especiales a familias, otros tienen días gratuitos o hay páginas que dan un 2×1.
  6. Otro de los puntos muy importantes a visitar es la zona del Embarcadero. Sin duda les deja sin palabras poder visitar el grandioso y espectacular Big Ben y las casas del parlamento que se encuentran a su alrededor. Verlo por la televisión y después conocerlo en persona les hace maravillar. A su alrededor tenemos la gran Abadía de Westminster (donde se han hecho la mayoría de las coronaciones de reyes y reinas de Inglaterra) y el fantástico London Eye. Esa noria inmensa sobre el río Támesis y te hace llegar a lo mas alto y que por supuesto no es apto para miedosos. Esta zona es bastante transitada y tiene mucho ambiente. Ademas si os pica el gusanillo siempre podréis tomar un barco y dar un paseo por todo el Támesis, contemplar desde él los alrededores y pasar por debajo de los puentes mas importantes y famosos como el Tower Bridge o London Bridge.
  7. Si lo que queremos es sorprenderles y descubrir la ciudad desde su parte más alta, entonces tendremos que subir a uno de los miradores más espectaculares. Uno de ellos es el famosísimo Sky Garden, su entrada es gratuita y en su interior es un espectacular jardín botánico. Seguramente lo han visto en las redes sociales pero ¡Ojo! Su entrada no es apta para niños si vais en horario de almuerzo. Así que… hacéis una reserva online para no quedaros sin entrada o queda descartado. Otro de los puntos más emblemáticos para tener una mejor panorámica de la ciudad es The Shard, el edificio más alto de la Unión Europea. El único inconveniente es que su precio es bastante elevado. Alrededor de 32 libras los adultos, 23 libras los niños partir de 4 años y los menores gratis. Si buscas algo más económico puedes subir al edificio The Gherkin, uno de los edificios más conocidos de la ciudad. Su entrada son 5 libras, el único inconveniente son los 311 escalones de caracol para subir a su parte más alta. ¿Te atreves?
  8. A todos nos encanta ir a un buen sitio inglés a tomar un café o un té, pero eso aburre a los chiquillos, así que podemos jugar con el truco de… “después de estar en este sitio vamos a visitar la famosísima tienda de M&M o Lego. Así haremos todos los planes y nosotros podremos visitar sitios tan increíbles como “Biscuiteers” “Peggy Porschen” o “Saint Aymes”.
  9. Si hace calor lo mejor es comerse uno de esos helados de moda que inundan las capitales de todo el mundo. Esos helados que buscan sorprender y ser los más instagramers del mercado intentando encontrar una explosión de sabores. ¡Pues bien! Estás en la ciudad adecuada para poder degustar uno de ellos con numerosas formas como platillos volantes, peces, burbujas de wafles rellenas y no se preocupen porque hay muchos puntos de venta alrededor de la ciudad, como Covent Garden, China Town
  10. Si lo que buscan es comprar algún souvenir o visitar la parte mas siniestra o diferente, tenéis que visitar los mercadillos mas famosos como los mencionados anteriormente Covent Garden, Camden Town o incluso el más glamuroso, Nothing hill. Son muy variopintos y en ellos encontraremos muchas cosas a precios mas económicos que en el centro de la ciudad.
  11. Si dentro de tu presupuesto esta poder ver un musical… ¡No te lo pienses! Hay muchos para ver, entretener y maravillar no solo a los pequeños de la casa sino que a los mayores nos harán pasar un rato divertido. Los más conocidos son El rey león o La bruja.
  12. Por ultimo si sois fanáticos de la saga Harry Potter no tenéis que perderos la visita al parque temático donde sus ocho películas cobraron vida. Te adentrarás en todos los escenarios de la película, visitaras el gran comedor donde se hace la magía y sobre todo fascinarás con todos los efectos especiales que hacen como exhibición. ¡Pero no os vayáis sin antes probar la famosísima cerveza de mantequilla!

Con toda esta guía ya estáis preparados para hacer las maletas y poner rumbo a la ciudad de Sherlock Holmes. Además como consejo final, si sois muy cineastas y no os aguantáis para conocer esta monumental e histórica ciudad podéis ver películas ambientadas en la ciudad como Mery Poppins o 101 Dálmatas”

 

2 Comentarios

  • Rodcar Life

    Fantástico post como siempre.
    Nos ha encantado esa primera reflexión sobre el viajar con niños; y efectivamente el tener hijos no es un impedimento para recorrer el mundo. En cada país hay opciones muy variadas para todo tipo de viajeros.
    Y los consejos que dais y recomendaciones nos encantan.
    Nos falta por hacer el de Harry Potter; así que en un futuro.
    Un saludo

    • El mundo en mis pies

      bueno Londres siempre es una ciudad super cool para volver y aprovecharla para hacer planazos nuevos. Gracias chicos por comentarnos y seguirnos

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *